9 de diciembre de 2019
16 de septiembre de 2010

El Gobierno afgano ha cerrado deliberadamente colegios electorales en zonas seguras

El Gobierno afgano ha cerrado deliberadamente colegios electorales en zonas seguras
REUTERS

JABAR JAN (AFGANISTÁN), 16 Sep. (Reuters/EP) -

El Gobierno afgano ha cerrado deliberadamente colegios electorales bajo el pretexto de la seguridad en zonas relativamente seguras donde domina el grupo étnico hazara, según denunció su líder.

Millones de afganos están convocados para las elecciones parlamentarias del próximo sábado para elegir de entre los más de 2.500 candidatos que se disputan 249 escaños en el Parlamento.

Más de 30 candidatos del partido Hezb i Wahdat, liderado por Haji Mohamad Mohaqiq, se presentan en los comicios en un intento por conseguir más escaños parlamentarios y conseguir influencia en el Gobierno del presidente, Hamid Karzai. El diputado también intentará conseguir la reelección.

"Creo que las elecciones de este año ya han sido tramadas por el Gobierno, que quiere ayudar a ganar a sus candidatos favoritos", declaró Mohaqiq a Reuters en su residencia de Kabul. "Ciertamente, hay maniobras políticas de las personas del Gobierno contra los diferentes grupos étnicos", añadió.

La Comisión Electoral Independiente de Afganistán anunció la semana pasada que casi el 15 por ciento de los colegios electorales previstos no abrirían por la escasa seguridad, y la mayor parte están en el este y en el sur del país, donde la violencia es mucho peor.

Pero Mohaqiq indicó que muchos colegios electorales en zonas relativamente estables del norte y del centro del país, desde donde espera conseguir mayor apoyo, han sido cerradas deliberadamente en un intento por bloquear los votos de los hazara.

"Es un golpe político para mí el cierre de numerosos colegios electorales en la provincia de Bamyan, donde la seguridad no es algo preocupante", indicó, en referencia a esta provincia mayoritariamente poblada por hazaras. "Miles de votantes serán privados de sus votos", añadió.

La seguridad electoral supone una gran preocupación ya que los talibán han amenazado con alterar los comicios, aunque el Gobierno afirma que puede dar una seguridad total.

Mohaqiq también manifestó su preocupación por el fraude electoral. "El posible fraude por parte de los trabajadores gubernamentales que pueden introducir papeletas en las zonas más inestables también es motivo de preocupación", indicó.

Los hazaras, chiíes, han sido marginados desde hace siglo por parte de los gobernantes suníes de Kabul, y miles fueron masacrados bajo el gobierno de los talibán.

En las presidenciales del año pasado, Karzai prometió a los líderes de las minorías puestos en el Consejo de Ministros, afirmó Mohaqiq, pero varios candidatos hazaras fueron rechazados por los parlamentarios pashtunes en lo que Mohaqiq denominó una traición.

"Éramos los únicos que ayudamos a Karzai a ganar las elecciones, y somos los únicos que pueden derrocarle", indicó ante una multitud. "Estamos aquí para defender vuestros derechos, pisoteados desde hace décadas", añadió.

Para leer más