26 de febrero de 2021
23 de diciembre de 2014

El Gobierno tailandés aclara que no habrá elecciones antes de febrero de 2016

BANGKOK, 23 Dic. (Reuters/EP) -

El viceprimer ministro de Tailandia, Wisanu Krue Ngam, ha anunciado este martes que no habrá elecciones generales antes de febrero de 2016, más tarde de lo que anunció la junta militar que dirige el país desde el golpe de Estado de mayo.

El Gobierno militar informó en noviembre de que las elecciones generales previstas para finales de 2015 se pospondrían a 2016, lo que permitiría poner en marcha más reformas y dar estabilidad al país, según argumentó.

"He dicho a los diplomáticos estadounidenses que las elecciones tendrán lugar no antes de febrero de 2016", ha dicho Ngam en rueda de prensa. "Pero, si debemos convocar un referéndum, el voto se podría retrasar tres meses", ha añadido, refiriéndose a un posible plebiscito sobre una nueva Constitución.

La Comisión de Reforma Nacional, designada por el Gobierno militar, recomendó el pasado miércoles al Parlamento que nombre directamente al primer ministro y a su Gabinete, lo que ha desencadenado una serie de acusaciones de restringir la democracia.

Un miembro de la diplomacia occidental ha confesado que no es optimista sobre la convocatoria de las elecciones en 2016, ya que teme que el primer ministro, Prayuth Chan Ocha, que dirigió el golpe de Estado del 22 mayo, encuentre una excusa para retrasarlas de nuevo.

"No es descabellado pensar que Ocha se mantendrá en el poder durante dos o tres años más, a pesar de la promesa de restaurar la democracia en Tailandia lo antes posible", ha dicho, sin querer revelar su nombre.

Tailandia está dividida desde hace casi una década en facciones rivales, una liderada por el millonario Thaskin Shinawatra, que ganó las elecciones en 2001, y su sucesora en el cargo, su hermana Yingluck Shinawatra, y otra formada por los monárquicos y el Ejército.

El golpe de Estado del 22 de mayo puso fin a la serie de protestas contra los sucesivos gobiernos de los Shinawatra, poniendo en su lugar una junta militar que ha prometido guiar al país asiático hasta la celebración de elecciones generales.

Las dudas sobre la vuelta de la democracia se unen a la tensión por la sucesión en el trono tailandés, símbolo de unidad en el país. El rey Bhumibol Adulyadej, de 87 años, se recupera de una operación de vesícula.

Para leer más