4 de marzo de 2021
25 de mayo de 2014

Los golpistas tailandeses amenazan con juicios militares a los que se manifiesten

BANGKOK, 25 May. (Reuters/EP) -

Los golpistas tailandeses han impuesto la ley marcial y restringido las manifestaciones en un intento de reforzar su posición en el poder y de frenar las protestas. En concreto, han prohibido las reuniones de más de cinco personas y han impuesto un toque de queda desde de 22.00 a 5.00 horas. Cualquiera que viole sus órdenes podrá ser acusado en un tribunal militar.

A pesar de las advertencias, una pequeña cantidad de manifestantes, que ha ido incrementándose durante el día, se han reunido en los exteriores de un centro comercial de Bangkok y han mostrado pancartas con mensajes como "Fuera los dictadores".

Centenares de soldados, la mayoría con equipamiento antidisturbios, se han organizado para contener a la multitud. Al menos dos personas han sido detenidas en los enfrentamientos. Por la tarde unas mil personas se han reunido en el céntrico Monumento a la Victoria, desafiando a los soldados pero no se han producido enfrentamientos.

Las amenazas de los militares no han impedido que desde este viernes se hayan producido pequeñas manifestaciones de protesta no solo en Bangkok sino también en el norte y el noreste, las zonas de control principal del exprimer ministro tailandés, Thaksin Shinawatra.

En sus primeros comentarios públicos desde el golpe de Estado, Thaksin ha dicho en Twitter que estaba entristecido y ha hecho un llamamiento al Ejército para que trate a todo el mundo de manera justa.

"Esto es muy grave, de hecho, es muy negativo" ha declarado por vía telefónica el exministro de Educación Chaturon Chaisang, que actualmente está en paradero desconocido. "Parece que van a detener a mucha gente y no sabemos por cuánto tiempo. Va a ser un régimen dictatorial", ha añadido y ha asegurado que duda de la habilidad de los leales a Thaksin para oponerse al golpe de Estado.

"Para los que usan las redes sociales para provocar, por favor parad porque no es bueno para nadie", ha dicho el portavoz del Ejército, Winthai Suvaree, en una declaración televisada en la que ha advertido acerca de las protestas y ha instado a los medios a ser cautos en su cobertura.

Los militares también han comenzado a revitalizar la maltrecha economía tailandesa asegurando que casi un millón de granjeros a los que se debía dinero del fallido plan de subsidios a los productores de arroz podrán cobrarlo en un mes.

"Los asuntos más importantes que han de resolverse son la estrategia de compra de arroz y el presupuesto para el 2015". El plan de subsidios a los productores de arroz llevado a cabo por el Gobierno de la ex primera ministra Yingluck Shinawatra, falló por lo que ha dejado almacenado grandes cantidades de grano y a los granjeros se les deben más de 1.800 millones de euros.

"La economía necesita recuperarse. Si hay algo mal tenemos que encontrar soluciones rápidas", ha dicho el secretario general de la Asociación de la Banca tailandesa, Thawatchai Yongkittikul, citando al jefe del Ejército tailandés, el general Prayuth Chan Ocha.

Muchos países han emitido alertas sobre los viajes a Tailandia y recomiendan a los turistas no visitar en país debido a la situación política, lo que implica un debilitamiento grave del turismo, que supone un 10 por ciento de la economía tailandesa.

Para leer más