23 de octubre de 2019
9 de diciembre de 2014

Un grupo armado mata a un voluntario del equipo de vacunación contra la polio en Pakistán

MADRID, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de hombres armados ha matado a uno de los voluntarios del equipo médicos de vacunación contra la polio en Faisalabad, Pakistán, el mismo día que los insurgentes talibanes han reivindicado el asesinato de dos policías asignados para la protección de dicho equipo médico.

El ataque de este martes es el último de una cadena que ha tenido como objetivo a estos médicos. Esta vez, se ha producido en una zona residencial del distrito de Faisalabad, en la provincia de Punjab, hasta donde los trabajadores se habían desplazado para vacunar a niños en el segundo día de una campaña contra la polio, según recoge Geo TV.

La víctima, Muhamad Sarfaraz de 40 años, era profesor en una escuela y trabajaba como voluntario en la campaña, según ha confirmado el policía Ali Waseem. "Hombres armados en una motocicleta le han disparado seis veces y ha muerto en el acto", ha explicado.

El policía ha dicho que, por el momento, no está claro si la muerte de Sarfaraz ha sido ha manos de los milicianos que se oponen a la vacunación contra la polio o si responde a un ajuste de cuentas por problemas personales. Anteriormente había sufrido otros dos intentos de asesinato.

Además, el portavoz de los talibán paquistaníes, el grupo Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP), ha reconocido la autoría del ataque en el que perdieron la vida dos policías en el noroeste de Pakistán. Fueron asesinados en la localidad de Buner, cerca del valle de Swat, mientras que intentaban proteger a otro equipo de vacunación.

"La policía es nuestro objetivo y los hombres fueron asesinados porque eran de la policía", dijo el portavoz, Mohamad Jorasani, por teléfono y desde un lugar no revelado.

Pakistán es uno de los tres países del mundo donde la poliomielitis (la polio) sigue siendo endémica. Los intentos de erradicar la enfermedad se han visto obstaculizados por las acciones de los milicianos y por los ataques a los equipos de vacunación que se han cobrado ya 67 vidas desde diciembre de 2012.

Para leer más