18 de octubre de 2019
14 de abril de 2014

Los hijos de Gadafi, grandes ausentes del inicio del juicio contra ellos y altos cargos del régimen

TRÍPOLI, 14 Abr. (Reuters/EP) -  

   Fiscales libios han abierto este lunes un juicio contra los hijos del depuesto líder Muamar Gadafi y más de dos docenas de antiguos funcionarios, en la que se considera una importante prueba en la transición democrática del país del norte de África.

   Ni Saadi Gadafi ni Saif al Islam, dos de los hijos del dirigente, se encontraban en el juzgado de la prisión Al Hadba, en Trípoli, pero sí estaba el antiguo responsable de la Inteligencia Abdulá al Senusi, quien se ha sentado junto a otros antiguos funcionarios tras una zona cercada del tribunal.

   Los acusados se enfrentan a cargos que van desde corrupción hasta crímenes de guerra vinculados con las muertes ocurridas durante el levantamiento de 2011, que terminó en una guerra civil que eventualmente expulsó a Gadafi del poder. El antiguo líder libio murió más tarde tras ser capturado por rebeldes.

   Al dirigirse a los cuatro jueces, muchos de los acusados se han quejado de no haber tenido acceso a abogados o que sólo los vieron en audiencias en el tribunal. "Quiero ser tratado como otros prisioneros. Quiero derechos de visita. No tengo un abogado", ha denunciado Al Senussi.

   Los fiscales dicen que Senussi recibió autorización para ver a familiares, pero negaron que los abogados no hayan podido visitar a sus clientes en prisión.

   La Libia post Gaddafi ha estado marcada hasta ahora por un débil Gobierno provisional y una creciente inestabilidad al negarse a entregar las armas los excombatientes revolucionarios, mientras los disidentes armados bloquean las cruciales exportaciones de crudo del país.

   El juicio ha comenzado un día después de que el primer ministro interino, Abdulá al Thinni, anunciase su dimisión tras un ataque contra su familia, apenas un mes después de la salida del anterior primer ministro.

   El Tribunal Penal Internacional (TPI) y otras organizaciones de Derechos Humanos están preocupadas por la imparcialidad del sistema de justicia de Libia, aunque el Gobierno ganó el año pasado el derecho a juzgar al exjefe del espionaje de Gadafi en Libia en lugar de en el TPI.

   En el juzgado junto a Al Senussi se encontraba el exprimer ministro Baghdadi al Mahmoudi y el exministro de Exteriores Abdul Ati al Obeidi. Además, en la sala estaba el exjefe de Inteligencia Buzeid Dorda, que ya había comparecido en procedimientos previos del juicio.