3 de junio de 2020
28 de marzo de 2020

HRW critica el "desprecio" del Gobierno de Sri Lanka por las víctimas de masacres de la guerra civil

HRW critica el "desprecio" del Gobierno de Sri Lanka por las víctimas de masacres de la guerra civil
El presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa. - PRADEEP DAMBARAGE/ZUMA WIRE/DPA - ARCHIVO

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha criticado este sábado el "desprecio" del Gobierno de Sri Lanka por las víctimas de masacres sucedidas en la guerra civil del país, después de que el presidente, Gotabaya Rajapaksa, haya concedido el indulto a un soldado condenado por masacrar a ocho civiles, un niño incluido.

Según el organismo, la condena del exsargento Sunil Ratnayake era "uno de los pocos casos" de personal de las fuerzas de seguridad de Sri Lanka castigado por lo penal por las "atrocidades" cometidas en la guerra civil, que se sucedió entre 1983 y 2009, "a pesar de la gran cantidad de acusaciones creíbles y extremadamente graves" vertidas sobre las mismas.

En concreto, Ratnayake, que recibió el indulto presidencial el jueves, fue encontrado culpable en 2015 de matar a ocho civiles, incluido un niño de cinco años, en Mirusuvil (norte) en el año 2000. Los cuerpos de las víctimas mostraban signos de tortura, ha señalado HRW. Además, el Tribunal de Apelación de Sri Lanka reafirmó la condena del exsargento.

"El Gobierno de Gotabaya Rajapaksa no ha podido aclarar a las víctimas y sus familias que se opone a cualquier forma de justicia incluso para las peores atrocidades", ha indicado la directora para el sur de Asia de HRW, Meenakshi Ganguly.

"Los gobiernos interesados deben tener en cuenta el propio mensaje del Gobierno y responder de manera adecuada para mantener las protección y prohibiciones básicas en el contexto de los Derechos Humanos en los crímenes de guerra", ha añadido.

El organismo ha recordado que las dos fuerzas gubernamentales y el movimiento nacionalista Tigres de Liberación del Eelam Tamil (LTTE, por sus siglas en inglés) estuvieron implicados en "numerosos abusos" durante el conflicto, que acabó en 2009 con la derrota del LTTE.

Gotabaya Rajapaksa era ministro de Defensa durante los últimos tiempos de la guerra civil, cuando Naciones Unidas descubrió que decenas de miles de civiles fueron asesinados, diversos hospitales fueron bombardeados y prisioneros fueron ejecutados extrajudicialmente. Rajapaksa se convirtió en presidente en 2019, prometiendo que liberaría a los "héroes de guerra" que habían sido encarcelados por cargos "falsos".

"El indulto presidencial es una afrenta para las víctimas y otro ejemplo del fracaso de Sri Lanka para cumplir sus obligaciones internacionales en materia de Derechos Humanos para proporcionar una rendición de cuentas significativa por crímenes de guerra, contra la humanidad y otras graves violaciones de los Derechos Humanos", indicó el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas en un comunicado en relación al indulto de Ratnayake.

"Indultar a uno de los únicos culpables de atrocidades cometidas durante el conflicto de Sri Lanka socava aún más el progreso limitado que el país ha logrado para poner fin a la impunidad por el abuso masivo de los Derechos Humanos", agregó la oficina de la ONU.

ALTOS CARGOS ACUSADOS DE CRÍMENES DE GUERRA

Por otro lado, cuando asumió el cargo, Rajapaksa nombró al jefe del Ejército Shavendra Silva, que se enfrenta a acusaciones "creíbles", según HRW, de crímenes de guerra, como su jefe de Defensa personal. Estados Unidos prohibió a Silva en febrero ingresar al país norteamericano debido a las acusaciones en su contra.

El presidente ceilandés también ha nombrado al general retirado Kamal Gunaratne, implicado en presuntos crímenes de guerra cometidos por la 53ª División del Ejército que él mismo ordenó, como ministro de Defensa. Gunaratne lidera actualmente las labores gubernamentales para combatir la pandemia de coronavirus en Sri Lanka.

Además, en febrero, el Gobierno de Sri Lanka se retiró de los compromisos adquiridos en virtud de una resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que incluía disposiciones para llevar ante la justicia diversos abusos cometidos por ambas partes durante la guerra civil.

La resolución, que fue aprobada en 2015 y reafirmada en 2019, representaba el compromiso de los estados miembros de la ONU para defender el Derecho Internacional humanitario y los Derechos Humanos de las violaciones cometidas en los tiempos de guerra civil.

"Debe quedar claro que para ofrecer justicia a las víctimas y disuadir de futuras atrocidades, se necesita un mecanismo de justicia internacional en Sri Lanka", ha concluido Ganguly.