15 de diciembre de 2019
  • Sábado, 14 de Diciembre
  • 17 de junio de 2014

    Inmarsat dice que la búsqueda del MH370 aún no se ha centrado en la zona más probable de caída del avión

    Sus expertos creen que la aeronave se encontraría en una zona más al noroeste de la que ha sido rastreada hasta ahora

    MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La compañía de satélites británica Inmarsat ha asegurado que la búsqueda del avión de Malaysia Airlines desaparecido el pasado 8 de marzo con 239 pasajeros a bordo todavía no se ha centrado en la zona en que sus expertos creen que habría caído el aparato en el sur del océano Índico, ha informado la BBC.

    Las operaciones de búsqueda han sido suspendidas temporalmente mientras varios barcos rastrean el fondo marino del océano Índico en un nuevo intento por encontrar posibles indicios que determinen el paradero del avión malasio desaparecido. Las comunicaciones de Inmarsat con la aeronave podrían ser una de las vías más eficaces para localizar el lugar de la caída de la aeronave.

    Las autoridades australianas, que coordinan el operativo de búsqueda del avión, también barajan otras zonas en las que podría haberse hundido el aparato y tienen previsto anunciarlas próximamente.

    El programa de la cadena BBC Horizon ha consultado a expertos de telecomunicaciones de Inmarsat y ha podido conocer algunos detalles de las conexiones realizadas cada hora entre el avión malasio y uno de los satélites de la compañía desplegado en el espacio. Los científicos de Inmarsat han asegurado que debido a la frecuencia y duración de las señales, el avión debería encontrarse en el sur del océano Índico.

    El personal de la compañía británica ha utilizado sus datos para establecer una serie de arcos sobre el océano Índico donde sus sistemas contactaron con el avión desaparecido. Asimismo, el equipo ha simulado un vuelo con una velocidad constante y un rumbo similar a la del MH370, cuya trayectoria coincide con los datos que han recopilado.

    "Podemos identificar un rumbo que coincide exactamente con las medidas de frecuencia y con las medidas de tiempo y que termina en el arco final en una ubicación determinada, lo que nos da un área interactiva en la que lo más probable es que esté el avión", ha declarado Chris Ashton, uno de los expertos de Inmarsat.

    SEGUIMIENTO DE UNA SEÑAL

    Las autoridades australianas enviaron el buque 'Ocean Shield' para que rastrease la zona en busca de una señal acústica o 'ping' previamente detectada por Inmarsat pero no logró localizarla con sus medios.

    En aquel momento, la prioridad pasó a ser investigar esos "pings", por lo que durante dos meses se rastrearon 850 kilómetros cuadrados de fondo marino, aunque al final se canceló esta operación por falta de resultados. "No era una localización irreal pero estaba más al noroeste de la zona de mayor probabilidad", ha añadido Ashton.

    Las autoridades australianas que han liderado una búsqueda han reconocido que necesitan establecer una zona de rastreo con mayor profundidad para ampliar la zona investigada a una superficie cercana a 60.000 kilómetros cuadrados. Este nuevo plan de búsqueda podría aprobarse en los próximos meses, una vez se conozca con precisión la región de fondo marino y su composición para poder utilizar los vehículos más presisos para la operación.