26 de noviembre de 2020
19 de agosto de 2007

Irak/Jordania.- Decenas de miles de niños iraquíes refugiados en Jordania inician hoy las clases

AMÁN, 19 Ago. (EP/AP) -

Decenas de miles de niños iraquíes refugiados en Jordania iniciaron hoy las clases por primera vez desde que huyeron de la guerra, aunque en el vecino país se acumulan los temores a una sobrecarga del sistema educativo.

En el pasado, los niños iraquíes sólo podían asistir a las clases en las escuelas del Gobierno jordano si la familia tenía un permiso de residencia o pagaba las cuotas escolares, un gran gasto para las economías de los refugiados, ya que la mayoría están desempleados.

"Estoy muy feliz por poder ir al colegio hoy", explicó esta mañana Mustafá Maher, un niño iraquí de 10 años mientras entraba por la puerta del colegio público Rashid Tlaie, en la capital jordana, Amán, cargando con una mochila roja.

Mustafá y su compañero de clase Ali Abdel Jabar, de 13 años, llegaron a Amán el año pasado, pero sólo ahora, tras la decisión del Gobierno jordano a principios de este mes, han podido asistir a la escuela.

"Siento como si hubiera entrado por la puerta de mi vieja escuela en Bagdad", señaló Ali con nostalgia. Como los otros aproximadamente 750.000 iraquíes desplazados en Jordania, él huyó de la violencia desatada en su país tras la invasión de marzo de 2003 liderada por Estados Unidos para acabar con el régimen de Sadam Husein.

Jordania y Siria acogen el mayor número de los más de dos millones de iraquíes desplazados, pero siempre han expresado su malestar por el incremento en el coste de las infraestructuras médicas y educativas. Sólo pequeños grupos de refugiados iraquíes viven en Líbano, Egipto y Turquía.

El funcionario del Ministerio jordano de Educación Mohamed Okour indicó que se espera que al menos 50.000 estudiantes iraquíes llenen los colegios de todo el país, de sólo cinco millones de habitantes, y destacó que si las instalaciones se ven abarrotadas, las clases serán repartidas entre las mañanas y las tardes.

PREOCUPACIÓN POR LAS CLASES ABARROTADAS

Un profesor del colegio público Rashid Tlaie expresó esta mañana su preocupación ante la incorporación de tantos nuevos estudiantes. "Ya tenemos recursos limitados. No sé si seremos capaces de arreglárnoslas con los estudiantes iraquíes", resaltó. De los 750 escolares que se esperan este curso, las autoridades calculan que unos 100 serán iraquíes.

El Ministerio de Educación estima que un único alumno de educación elemental, secundaria o de formación profesional supondrá un coste para el Estado de una media de 1.000 dinares jordanos (1.046 euros) al año.

El mes pasado, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) hizo un llamamiento para enviar unos 95 millones de euros a Jordania, Siria, Egipto y Líbano para atender las necesidades educativas.

Según la ONG Human Rights Watch, hay aproximadamente 200.000 menores iraquíes en edad escolar en Jordania, mientras que el funcionario del Ministerio de Educación explicó que el registro en los colegios continuaba a primeras horas de esta tarde en algunas regiones como en el barrio de Zarqa, en Amán, y la ciudad de Irbid, en el norte del país.

Sin embargo, a pesar de la nueva normativa aprobada por el Gobierno, algunos niños iraquíes todavía no pueden asistir al colegio. Seif Husein, bagdadí de 16 años, explicó que no pudo registrarse porque le faltaban los documentos de su anterior colegio. "¿Qué puedo hacer?. Los milicianos tomaron la casa de mi familia y tuvimos que huir, dejando atrás todos mis documentos escolares", se lamentó.