27 de noviembre de 2020
8 de abril de 2006

Italia.- Miles de personas asisten al funeral por el bebé asesinado en Parma

PARMA (ITALIA), 8 Abr. (EP/AP) -

Miles de personas se congregaron hoy dentro y fuera de la catedral de la ciudad italiana de Parma para asistir al funeral del bebé de 18 meses cuyo secuestro y asesinato conmovió a todo el país.

"Este es un funeral que nunca hubiera deseado oficiar", dijo el obispo de Parma, Césare Bonicelli, quien condenó "la falta de corazón y la maldad de los asesinos".

Durante un mes, los italianos habían esperado el regreso a salvo del pequeño Tommaso Onofri, de 18 meses, que fue secuestrado en su vivienda cerca de la ciudad norteña de Parma el 2 de marzo. Todas las esperanzas se evaporaron cuando uno de los presuntos asesinos condujo a la Policía hasta el cadáver del niño el sábado pasado.

"Durante estas semanas Tommy entró en nuestros hogares, se convirtió un poquito en nuestro hijo", dijo Bonicelli ante el pequeño féretro blanco en la catedral colmada de personas.

El obispo también leyó un mensaje del Papa Benedicto XVI, quien dijo que "rezaría a Dios para que reciba el alma del niño fallecido y brinde alivio a los padres y a todos los que lloran su trágica muerte, y lleve al arrepentimiento a los que perpetraron el abominable crimen".

Dos hombres y una mujer fueron detenidos. Los hombres, uno de los cuales trabajó en la remodelación de la residencia de la familia, fueron acusados de homicidio. La mujer es acusada de complicidad en el secuestro. Se sospecha que una cuarta persona ayudó en la comisión del delito, pero no ha sido detenida.

Se cree que los secuestradores habían planeado exigir un rescate de un millón de euros. El padre del niño era gerente de un local de la oficina postal, donde muchos italianos tienen cuentas de ahorro.