21 de abril de 2019
1 de septiembre de 2014

Japón seguirá conversando con Pyongyang para tratar de repatriar a japoneses secuestrados en los años 70 y 80

MADRID, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

Japón seguirá conversando con Pyongyang para tratar de repatriar a japoneses que se encuentran secuestrados en Corea del Norte desde los años 70 y 80, pese a los continuos lanzamientos de misiles y cohetes por parte del país comunista en zonas cercanas al Mar del Japón.

Así lo ha confirmado un funcionario del Gobierno japonés en declaraciones a periodistas surcoreanos, que recoge la agencia de noticias Yonhap, que recuerda que la próxima ronda de negociaciones entre ambos países tendrá lugar pronto.

"Cada vez que se producen lanzamientos de misiles nos referimos a ellos en las conversaciones con Corea del Norte. Nosotros les decimos que estos lanzamientos no son útiles para las relaciones entre ambos países", añade el funcionario japonés

Después de varias rondas de conversaciones a principios de este año, Corea del Norte anunció el pasado mes de julio la puesta en marcha de un comité especial para volver a investigar el paradero de los secuestrados japoneses en el país comunista. A cambio, Japón levantó algunas de las sanciones a Corea del Norte.

El régimen norcoreano --que lanzó esta comisión de investigación con apoyo del líder del país, Kim Jong Un-- mantiene que ya ha devuelto a todos los secuestrados y que los que no han regresado están muertos, mientras que Japón pone en duda sus palabras porque cree que aún quedan japoneses en territorio norcoreano.

Hasta el momento, las autoridades de Pyongyang han admitido el secuestro de trece japoneses y han permitido el regreso de cinco en 2002, asegurando que los otros ocho están muertos.

El caso más conocido entre los secuestrados es el Megumi Yokota, una niña de trece años que fue secuestrada cuando iba al colegio en 1977. El régimen norcoreano asegura que se casó con un secuestrado surcoreano y tuvieron una hija antes de que la japonesa se quitara la vida en 1994.

Para leer más