21 de octubre de 2019
18 de noviembre de 2014

Kerry dice que el Estado Islámico y Al Assad "tienen una relación de simbiosis"

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, ha afirmado este lunes que el presidente de Siria, Bashar al Assad, y el grupo extremista Estado Islámico mantienen "una relación de simbiosis", según ha informado la revista 'Foreign Policy'.

"Soy consciente de que algunos piensan que los bombardeos contra el ISIS --Estado Islámico de Irak y el Levante, anterior nombre del grupo-- tienen un efecto perverso al ayudar al dictador del país", ha dicho, en referencia al mandatario sirio.

"Esa postura está basada en una interpretación errónea de la realidad en Siria. De hecho, el régimen de Al Assad y el ISIS dependen el uno del otro", ha agregado, antes de abundar en que su relación va más allá y llega a ser "de simbiosis".

En este sentido, ha argumentado que el presidente sirio "pretende ser la última línea de defensa frente al ISIS", provocando que "ambos se vean fortalecidos como resultado".

En agosto, Estados Unidos inició los bombardeos contra las posiciones del Estado Islámico en Irak y en septiembre los extendió a Siria, sin el consentimiento, pero también sin la oposición real, del Gobierno de Al Assad, a quien se llegó a señalar como posible aliado.

De hecho, el Ejército sirio ha incrementado su campaña contra los grupos rebeldes en el oeste y el norte del país en medio de los ataques internacionales contra las posiciones del Estado Islámico en el este del país.

Esto ha provocado que la Casa Blanca haya tenido que aclarar que la posición del Gobierno de Barack Obama en Siria sigue siendo la misma, subrayando que la prioridad ahora es derrotar al Estado Islámico, respondiendo así a la polémica que se ha desatado por las críticas del secretario de Defensa, Chuck Hagel, a la estrategia de Washington en Siria.

La polémica surgió cuando se supo que Hagel había enviado un informe a la asesora de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Susan Rice, advirtiendo de que la ofensiva aérea en Siria estaba beneficiando a las tropas 'assadistas' en el conflicto.

"La decisión de la coalición de llevar a cabo bombardeos en Siria se produjo como respuesta a una petición de Irak para que se le ayudara a defenderse ante la agresión del ISIS, un trabajo que sería mucho más complicado si los terroristas pueden cruzar la frontera para lograr refuerzos, dinero y suministros", ha defendido Kerry.

El principal damnificado de esta política ha sido el Ejército Libre Sirio (ELS), el grupo armado opositor reconocido y respaldado por la comunidad internacional, que se ha estado enfrentando en las últimas semanas a las tropas del presidente sirio, así como al Estado Islámico y el Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en el país.

Para leer más