25 de agosto de 2019
5 de marzo de 2014

Lavrov afirma que el acuerdo firmado en febrero debe ser la base para la paz en Ucrania

MOSCÚ, 5 Mar. (Reuters/EP) -

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha afirmado este martes en una conversación con la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, que el acuerdo firmado en febrero entre el Gobierno y la oposición debe ser la base para la paz en Ucrania.

El Ministerio de Exteriores ruso ha indicado a través de un comunicado que Lavrov "enfatizó (durante la conversación) que la normalización de la situación en el país debe basarse en los principios fundacionales del acuerdo alcanzado el 21 de febrero".

Pese a que el acuerdo fue alcanzado a través de la mediación de varios ministros de Exteriores de países miembro de la UE y suscrito por Alemania y Polonia, el bloque regional se apresuró en respaldar a las nuevas autoridades cuando éstas decidieron romper el acuerdo y forzaron la huida del entonces presidente, Viktor Yanukovich.

Por contra, Rusia, que no se pronunció a favor de dicho acuerdo, ha sostenido desde entonces que el mismo ha de ser la base utilizada para conseguir estabilizar la situación de crisis que atraviesa el país.

Dicho acuerdo preveía la celebración de elecciones presidenciales antes de que acabe el año, la formación de un Gobierno de unidad en menos de dos semanas y la realización de una investigación sobre la violencia.

El documento, que fue dado a conocer por el Ministerio de Exteriores alemán, establecía que "en el plazo de 48 horas" tras la firma "se adoptará una ley especial que restaurará la Constitución de 2004, incluidas las enmiendas aprobadas hasta ahora".

Una vez esto ocurra, los firmantes se comprometen a que "en el plazo de diez días crearán una coalición y formarán un gobierno de unidad nacional". "La reforma constitucional, que equilibra los poderes del presidente, el Gobierno y el Parlamento, comenzará inmediatamente y estará completada para septiembre", precisaba el documento.

"Las elecciones presidenciales se celebrarán tan pronto como la nueva Constitución sea adoptada, pero no más tarde de diciembre de 2014", estipulaba el acuerdo, en el que se detalló que se aprobará una nueva ley electoral y se creará una nueva Comisión Electoral Central "sobre la base de la proporcionalidad y de acuerdo con las normas de la OSCE".

Por último, estaba prevista la realización de una "investigación sobre los recientes actos de violencia" bajo la supervisión de "las autoridades, la oposición y el Consejo de Europa".

El acuerdo fue rubricado por Yanukovich, y los tres principales líderes opositores: Vitali Klitschko, de UDAR; Oleh Tiahnibok, de Svoboda; y Arseni Yatseniuk --quien posteriormente fue nombrado primer ministro--, de Batkivshchyna.

Como testigos figuraban los ministros de Exteriores de Alemania, Polonia y Francia, Frank-Walter Steinmeier, Radoslaw Sikorski y Laurent Fabius (aunque éste se encontraba en Pekín), respectivamente, y Vladimir Lukin, el enviado especial del presidente ruso, Vladimir Putin.