23 de agosto de 2019
27 de julio de 2009

Líbano/Israel.- El Ejército israelí teme un "grave incidente" con Hezbolá en "un futuro cercano"

JERUSALÉN, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

Altos oficiales del Ejército israelí han expresado su preocupación ante la posibilidad de que suceda "un grave incidente en un futuro cercano" en la frontera libanesa, después de la explosión de un arsenal de la milicia chií del grupo político-militar Hezbolá en el sur de Beirut a principios de mes, y de nuevos comentarios incendiarios del líder de la organización, jeque Hasan Nasralá.

Los oficiales israelíes cree que Hezbolá ya ha reconstruido su red de búnkeres y arsenales, la mayor parte de los cuales fueron destruidos en la guerra del pasado verano de 2006. Sin embargo, advierten de que los almacenes de armas ya no se encuentran en zonas aisladas, sino en núcleos urbanos en la Diyala, el gran bastión de Hezbolá en el sur de Beirut.

La semana pasada, el jefe de la misión de paz en Líbano (FINUL), Alain Le Roy advirtió de que la mera presencia de estas armas y municiones al sur del río Litani supone "una grave violación de la resolución 1701". La 1701 fue aprobada en 2006 al término de los 34 días de ofensiva israelí en Líbano contra Hezbolá y prohíbe la presencia de armas no autorizadas al sur del Litani y de la Línea Azul, la frontera entre Israel y Líbano supervisada por la ONU.

Un diputado de Hezbolá argumentó en respuesta que la explosión fue un accidente aislado, que el arsenal había sido instalado antes de la guerra de 2006, se encontraba prácticamente decomisado, y su existencia no violaba la resolución de Naciones Unidas.

Tras la explosión, un grupo de 15 manifestantes chiíes protagonizó el pasado 18 de julio una breve incursión en territorio israelí, desarmados y portando banderas libanesas y de Hezbolá. Al día siguiente, al menos 14 soldados de la FINUL resultaron heridos leves tras en una escaramuza con grupos de civiles que intentaban impedir a pedradas que la misión de paz llevara a cabo nuevos registros en busca de arsenales de Hezbolá.

Esta escalada de tensión ha llevado a creer a los oficiales israelíes que Hezbolá podría ser el prolegómeno de nuevos ataques contra Israel. Por este motivo, se han desarrollado a lo largo de la pasada semana reuniones de alto nivel para desarrollar una estrategia de contraataque especialmente concentrada en el núcleo de poder de Hezbolá en el sur de la capital libanesa, según informaron al diario 'Haaretz'.

Sobre esta hipótesis, el líder de Hezbolá, Hasan Nasralá advirtió el pasado fin de semana de la posibilidad de que Israel pudiera emprender una nueva ofensiva "entre finales de este año y la próxima primavera" en la capital libanesa, según comentó en un encuentro con libaneses exiliados de visita en el país. Hay que recordar que el último enfrentamiento armado de envergadura entre Israel y Hezbolá dejó más de 1.500 muertos, la mayoría de ellos civiles libaneses.

"La ecuación que solía aplicarse entonces ya no funciona. Ya no se trata de 'Beirut por Tel Aviv'. Ahora es 'los barrios del sur por Tel Aviv'", advirtió Nasralá, quien se mostró absolutamente convencido de una eventual victoria de sus milicias ante cualquier ataque israelí. "No estoy fardando: el Ejército israelí será destruido en cualquier guerra que tenga lugar en el futuro. Es un hecho", advirtió.