27 de octubre de 2020
23 de septiembre de 2020

Lukashenko toma posesión para un nuevo mandato ajeno a las protestas

Lukashenko toma posesión para un nuevo mandato ajeno a las protestas
Alexander Lukashenko - PRESIDENCIA DE BIELORRUSIA

El presidente da por "fracasada" la "revolución" y denuncia una "presión externa sin precedentes"

La oposición cuestiona la legitimidad de este nuevo mandato tras las sospechas de fraude en las elecciones

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, ha iniciado por sorpresa este miércoles su sexto mandato presidencial consecutivo ajeno a la inéditas protestas convocadas a raíz de las últimas elecciones, cuyo resultado ha sido cuestionado desde la oposición.

Lukashenko ha tomado posesión en una ceremonia simbólica organizada en el Palacio de la Independencia de Minsk y ante cientos de personas, entre ellas las principales autoridades del país, según la agencia de noticias oficial BelTA. El mandatario ha leído sobre la Constitución un formalismo que le compromete a "respetar los derechos y libertades" de la ciudadanía.

"El día de la inauguración presidencial es un día de victoria común", ha proclamado Lukashenko, en un discurso donde se ha mostrado "orgulloso" de los ciudadanos. "No solo hemos elegido al presidente del país. Hemos defendido nuestros valores, nuestra vida pacífica, nuestra soberanía e independencia", ha declarado.

En este sentido, ha avisado de que Bielorrusia "dio por sentada" la independencia durante "mucho tiempo" y, en ocasiones, "no la ha apreciado". "Bielorrusia puede ser un país joven a escala mundial, pero los bielorrusos ya no somos niños, somos una nación", ha añadido.

El presidente considera que "queda mucho camino por recorrer" y ha apelado a la estabilización, dejando claro que él será quien siga llevando las riendas: "No tengo derecho a abandonar a los bielorrusos". No obstante, ya ha dado por "fracasada" la "revolución", considerando que "ha sido por decisión de los bielorrusos que no quieren perder el país".

Lukashenko, que ha agradecido la "lealtad" de las Fuerzas Armadas en este periodo, ha destacado que "pese a la sofisticada y maligna presión desde el exterior", los ciudadanos "aún se respetan los unos a los otros". "La presión externa sin precedentes solo nos ha hecho más fuertes, más decididos a luchar por lo que nos pertenece", ha apostillado.

ELECCIONES EN DUDA

La presidenta de la Comisión Electoral, Lidia Yermoshina, le ha entregado miércoles a Lukashenko el certificado que le acredita de nuevo como jefe de Estado, en virtud de unos comicios en los que, según los resultados oficiales, obtuvo más del 80 por ciento de los votos. La oposición ha puesto en duda este margen y ha denunciado fraude.

Lukashenko ha rechazado cualquier medida de concesión a los manifestantes, a los que ha acusado de servir a intereses externos y de buscar un cambio de régimen. Tan solo se ha abierto a una reforma constitucional, con su homólogo ruso, Vladimir Putin, como principal defensor en la escena internacional.

Otros gobiernos y organizaciones, entre ellas la Unión Europea, han afirmado que no reconocen las elecciones del 9 de agosto y han dado pasos de acercamiento a dirigentes opositores como la excandidata presidencial Svetlana Tijanovskaya, que esta misma semana se reunió con ministros de Exteriores europeos.

El equipo de Tijanovskaya ha cuestionado la legalidad del nuevo mandato de Lukashenko, ironizando con que la ceremonia demuestra que cualquiera ser presidente: "Tomas la Constitución, pones una mano en ella, dices varias veces 'juro', firmas un papel que diga 'soy presidente' y te lo metes en el bolsillo".

Para leer más