25 de marzo de 2019
9 de julio de 2014

Malinowski critica al Gobierno Bahréin y dice que su decisión "busca minar el diálogo" con la oposición

MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El vicesecretario de Estado para la Democracia, los Derechos Humanos y el Trabajo de Estados Unidos, Tom Malinowski, ha criticado este martes a las autoridades de Bahréin después de ser declarado persona non grata tras mantener una reunión con el partido opositor Al Wefaq.

"Parece que la decisión de Bahréin no es sobre mí, sino para minar el diálogo. Los que están comprometidos con la reconciliación no deben ser disuadidos", ha dicho Malinowski a través de su cuenta oficial en la red social Twitter.

El Ministerio de Exteriores de Bahréin afirmó el lunes que "Malinowski no es bienvenido y debe de abandonar inmediatamente el país por su interferencia en los asuntos internos (de Bahréin)".

"Estas actividades incluyeron reuniones con un partido, dejando fuera a otros que representan a distintas partes de la sociedad, lo que demuestra que mantiene una postura discriminatoria ante el pueblo de nuestra nación", agregó.

En respuesta, el Departamento de Estado estadounidense expresó su "profunda preocupación" por la decisión bahreiní y recordó que la visita de Malinowski al país "fue coordinada de antemano y aplaudida y celebrada por el Gobierno de Bahréin, que es consciente de que los funcionarios estadounidenses se reúnen de forma rutinaria con todas las sociedades políticas reconocidas oficialmente".

Además, criticó que "en contra de las relaciones bilaterales y violando el protocolo diplomático internacional, el Gobierno insistió, una vez iniciada la visita, en que un representante del Ministerio de Exteriores estuviera presente en las reuniones privadas de Malinowski". "Estas acciones no son consistentes con la firme alianza entre ambos países", remachó.

El emirato, aliado de Estados Unidos y las monarquías del Golfo, ha reprimido violentamente las protestas prodemocráticas en el territorio. En dicho contexto, impuso la Ley de Seguridad Nacional en marzo de 2011, lo que conllevó la entrada de tropas saudíes y emiratíes en el país para aplastar las protestas.

La oposición ha denunciado en reiteradas ocasiones las medidas violentas utilizadas por las fuerzas de seguridad y ha afirmado que han fallecido más de 80 personas desde el inicio de las manifestaciones, la mayoría de ellas por inhalación de gases lacrimógenos y atropellos de vehículos policiales.

Asimismo, desde el inicio de la represión de las autoridades contra los manifestantes, ONG internacionales como Amnistía Internacional (AI), Human Rights Watch (HRW) o Reporteros Sin Fronteras (RSF) han emitido múltiples comunicados para denunciar la situación de Derechos Humanos en el país y pedir a la comunidad internacional una postura activa de presión sobre el Ejecutivo.

Para leer más