20 de enero de 2020
  • Domingo, 19 de Enero
  • 10 de diciembre de 2019

    Manifestantes encienden 15.000 velas en Bagdad en recuerdo a los muertos en un ataque contra una protesta

    Manifestantes encienden 15.000 velas en Bagdad en recuerdo a los muertos en un ataque contra una protesta
    Manifestante en Bagdad - REUTERS / ABDULLAH DHIAA AL-DEEN

    MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

    Un grupo de manifestantes iraquíes ha encendido este martes alrededor de 15.000 velas cerca del puente bagdadí de Al Sinak en recuerdo a los muertos el viernes en un ataque armado durante una protesta antigubernamental, que se saldó con cerca de 25 fallecidos.

    Según las informaciones recogidas por la agencia iraquí de noticias, NINA, los manifestantes se han concentrado en el tejado de un edificio cercano al puente y han colocado las velas para formar la palabra "paz".

    Naciones Unidas calificó el sábado de "atrocidad" los ataques contra manifestantes desarmados acaecidos el viernes en Bagdad, epicentro de las protestas contra el Gobierno, al tiempo que pidió a las Fuerzas Armadas que "no ahorren ningún esfuerzo" en proteger a los civiles frente a "los grupos armados violentos fuera de control".

    Las víctimas mortales, entre las que hay tres agentes de la Policía, se suman a las, aproximadamente, 460 constatadas por la organización semioficial de la Alta Comisión Iraquí para los Derechos Humanos, responsable del seguimiento de víctimas durante las manifestaciones. El del viernes fue el incidente más sangriento de las últimas semanas de protestas en el país.

    Las protestas, que comenzaron en octubre, exigen una reforma política total en Irak para acabar con la corrupción endémica en el país y la desigualdad en la distribución de los beneficios del petróleo.

    Asimismo, solicitan la dimisión del Gobierno en pleno, la disolución del Parlamento y, en términos generales, la desaparición del sistema político establecido tras la invasión de Estados Unidos en 2003.

    La mayor parte de las víctimas mortales son consecuencia de la represión ejercida por las fuerzas de seguridad, que han empleado con asiduidad munición real para dispersar a los manifestantes.

    El Gobierno, a su vez, ha defendido esta respuesta al asegurar que entre los manifestantes había "delincuentes escondidos" con la misión de iniciar altercados a tiros.

    La crisis política ha provocado hasta la fecha la dimisión del primer ministro, Adel Abdul Mahdi. El presidente del Parlamento, Mohamed Halbusi, pidió el 3 de diciembre al presidente del país, Barham Salí, que designe a un nuevo primer ministro, para lo que tendrá 15 días. Tras ello, se abrirá un plazo de 30 días para formar el nuevo gobierno.

    Para leer más