12 de agosto de 2020
3 de julio de 2020

Marruecos pide a AI pruebas sobre su supuesto uso de tecnología de espionaje israelí contra un periodista

Marruecos pide a AI pruebas sobre su supuesto uso de tecnología de espionaje israelí contra un periodista
El rey de Marruecos, Mohamed VI - GETTY IMAGES / CARLOS ALVAREZ - ARCHIVO

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Marruecos ha pedido a la organización no gubernamental Amnistía Internacional que presente pruebas que respalden su denuncia sobre el supuesto uso por parte de Rabat de tecnología de espionaje israelí contra un periodista.

El ministro de Exteriores marroquí, Naser Burita, ha manifestado que "si esta organización no quiere proporcionar a Marruecos las pruebas que respalden su informe, tendrá que presentarlos al mundo en una conferencia de prensa", según ha informado la agencia estatal marroquí de noticias, MAP.

Así, ha manifestado que las autoridades marroquíes ya han pedido a la ONG que entregue estas pruebas, sin que Amnistía haya dado respuesta, al tiempo que ha resaltado que Rabat no puede aceptar las acusaciones sin que estén respaldadas por pruebas.

Burita, que ha manifestado que el Gobierno ya ha advertido a sus ciudadanos sobre la posibilidad de infiltración en sus teléfonos a través de los sistemas que menciona Amnistía, ha criticado además que la ONG ha tenido un tratamiento "no profesional" hacia el país desde hace años.

En este sentido, ha afirmado que el país mantiene una "apertura continua" a las organizaciones no gubernamentales y que pide que las mismas trabajen con "profesionalidad y credibilidad" y que redacten sus informes "en el marco de un diálogo y tras procedimientos y pruebas concretos".

El ministro ha cargado por ello contra Amnistía Internacional argumentando que "nunca interactúa con las autoridades marroquíes y sus fuentes son siempre anónimas, además del recurso a la difamación mediática antes de la publicación de cada informe".

Amnistía denunció en junio que el periodista marroquí Omar Radi estaría siendo espiado utilizando tecnología de la empresa israelí NSO Group, que protagonizó un escándalo en 2019 por el uso de sus equipos para espiar a periodistas, disidentes y activistas en varios países, tras lo cual se comprometió a respetar los Derechos Humanos e impedir el uso de sus productos para estos fines.

En concreto, Amnistía afirmó que Radi fue espiado con el software Pegasus de NSO apenas unos días después del anuncio del cambio de política de la empresa, en septiembre de 2019, según la investigación de la organización.

Radi, periodista de investigación que vive en Rabat, fue objetivo de hasta tres ataques "de inyección de red" y su teléfono fue contaminado con una herramienta de NSO, según el examen realizado por expertos de Amnistía sobre el dispositivo.

Este ataque permite espiar un teléfono sin necesidad de que el usuario pinche en ningún enlace en concreto, instalando una antena de telefonía falsa cerca del objetivo y permitiendo así interceptar y redirigir sus comunicaciones hasta páginas que instalan programas maliciosos.

Radi trabaja como periodista freelance principalmente para el portal de noticias marroquí Le Desk y pertenece al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (CIPI). Suele escribir sobre Derechos Humanos, movimientos sociales y derechos sobre terrenos.

El periodista ha sido interrogado y mantenido en confinamiento y fue condenado a cuatro meses de prisión en marzo por un mensaje publicado en Twitter en abril de 2019 en el que criticaba el proceso judicial abierto contra varios activistas.