17 de enero de 2021
27 de noviembre de 2020

Más de 23.000 personas sin hogar en California podrían acabar a la intemperie antes de la nueva ola de la pandemia

Más de 23.000 personas sin hogar en California podrían acabar a la intemperie antes de la nueva ola de la pandemia
Pandemia de coronavirus en el distrito de Skid Row (Los Ángeles) - SARAH REINGEWIRTZ / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

Hasta 23.000 personas sin hogar en California podrían acabar desalojadas en las próximas semanas de los hoteles habilitados para su estancia al expirar los fondos federales en un momento en que el estado se prepara para una tercera ola de coronavirus, potencialmente devastadora por su proximidad con el invierno.

La paralización de las negociaciones en el Congreso de Estados Unidos sobre la renovación del programa de ayuda a la pandemia ha provocado que las autoridades locales de California se estén viendo obligadas a tomar medidas drásticas que en ningún caso podrán cubrir a toda esta población tan vulnerable.

La falta de fondos significaría el final del llamado "Proyecto Llave de habitación", que ha redestinado el uso de habitaciones de hotel a personas sin hogar de todo el estado. Ahora, los condados se han declarado incapaces de renovar este mecanismo por la falta de fondos mientras que el gobernador, Gavin Newsom, plantea como medida de último recurso la habilitación solo de ciertos hoteles para su uso como refugios de carácter permanente, con el consiguiente peligro de hacinamiento que ello comportaría.

"Es el peor momento para que ocurra algo así", ha lamentado el director ejecutivo de la Coalición Regional de Sacramento para Acabar con el Desamparo, Bob Erlenbusch. "Estamos ante un momento extraordinario. Va a comenzar a hacer frío, va a llover, llega la temporada de la gripe y, encima, hay una pandemia galopante. ¿Y quieres echar a la gente a la calle? ¿A ese entorno? Me parece simplemente inhumano", lamenta en declaraciones al portal de noticias Politico.

Organizaciones como Hogar para Todos estiman un mínimo de 5.000 desalojos, ocurra lo que ocurra, en un estado donde 151.000 personas no tienen hogar, según estimaciones de enero de 2019 que habrán aumentado con toda seguridad debido por ejemplo a las evacuaciones no planificadas de cárceles superpobladas para evitar brotes de contagios.

Durante estos últimos meses han aparecido "cientos de nuevos campos" de personas sin hogar en Los Ángeles, Sacramento y otras ciudades, en una situación que irá empeorando progresivamente hasta alcanzar un punto culminante en febrero, cuando expira la moratoria sobre los desahucios en todo el estado, que ya ha registrado más de un millón de casos (6.200 en las últimas horas) y más de 19.000 fallecidos.

DESALOJOS DE OCUPADORES

En los últimos días, las autoridades de California han desalojado a decenas de grupos de personas que habían ocupado viviendas vacantes de propiedad pública, como por ejemplo en la localidad de El Sereno, según informa el 'Los Angeles Times'.

La ONG Reclamemos Nuestra Comunidad ha denunciado que entre los desalojados se encontraban niños de solo tres meses y personas mayores de 70 años que, hasta ese momento, habían estado viviendo en automóviles y campamentos.

"Hacer esto en plenas vacaciones de Acción de Gracias me parece algo inhumano. Es una irresponsabilidad", ha denunciado las portavoz de la organización, Claudia Lara. "La vivienda es un derecho humano y todas las familias merecen tener un refugio seguro, especialmente durante la pandemia mundial".

En respuesta a los desalojos, el concejal de la ciudad de Los Ángeles, Kevin de León, ha asegurado que su oficina está trabajando para asegurar vales de hotel y "otras soluciones rápidas de realojo" a quienes lo necesitan de inmediato, mientras negocia con el estado un nuevo programa alternativo que garantice el apoyo permanente para las familias.

De León también ha criticado la fuerza excesiva demostrada por la Policía de Carreteras de California, encargada de los desalojos. "No podemos usar tales métodos físicos de ejecución. Las imágenes que he visto son desgarradoras e inaceptables", ha denunciado.