22 de octubre de 2019
9 de diciembre de 2014

Más de 50 ONG recuerdan que los activistas sirios conocidos como los cuatro de Douma llevan un año desaparecidos

NUEVA YORK, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

En una denuncia conjunta, 54 organizaciones internacionales y entre ellas Human Rights Watch (HRW), han recordado este martes que los activistas y defensores sirios de los Derechos Humanos conocidos como los cuatro de Douma continúan desaparecidos un año después.

Razan Zaituné, Samira al Jalil, Wael Hamada y Nazem Hamadi fueron secuestrados en Douma, una ciudad cercana a Damasco y que se encuentra bajo el control de grupos armados de la oposición. Las organizaciones internacionales han vuelto a exigir su liberación inmediata.

El 9 de diciembre de 2013 un grupo de hombres armados irrumpió en la oficina del Centro de Documentación de Violaciones en Siria (VDC) --grupo de vigilancia de los Derechos Humanos en el país-- y secuestró a Zaituné, directora del centro, y a sus tres compañeros. Desde entonces no se ha sabido nada de los cuatro activistas.

Entre los grupos armados que ejercen el control sobre Douma se encuentra el Ejército del Islam, encabezado por Zahran Alloush, que forma parte del Frente Islámico, una coalición de grupos armados.

"Los grupos deben liberar inmediatamente a los cuatro defensores de los Derechos Humanos, si se encuentran bajo su custodia, o deben trabajar para asegurar que sean liberados ilesos y sin demora", han exigido las ONG. "Los países que apoyan a estos grupos, así como los líderes religiosos y otros que pueden tener influencia sobre ellos, también deben presionar por su liberación inmediata y para poner fin a los secuestros de civiles", han añadido.

DEFENSOR DE PRESOS POLÍTICOS

La desaparecida Zaituné ha sido una de las abogadas que más presos políticos ha defendido en Siria desde 2001. Además, según recuerdan las organizaciones, desde que comenzara la guerra en el país, en 2011, Zaituné se ha presentado como defensora clave de los Derechos Humanos creando el VDC y la Oficina de Apoyo a Pequeños Proyectos de Desarrollo Local (LDSPS), que ayuda a las organizaciones no gubernamentales en la sitiada Ghouta, entre otros proyectos.

Como resultado, ha recibido amenazas tanto de las autoridades sirias como de grupos armados de la oposición que denunció ante los medios de comunicación. Además, en su denuncia, HRW ha recordado que en septiembre de 2013, la abogada puso en conocimiento de otros activistas fuera de Siria su situación.

SUS COMPAÑEROS

La activista política Samira al Jalil fue detenida por el Gobierno del país entre 1987 y 1991. Más tarde trabajó en una editorial para volver al activismo y escribir sobre las detenciones en Siria. Antes de su secuestro, trabajaba con las mujeres de Douma.

Wael Hamada fue detenido y posteriormente puesto en libertad por el Gobierno al inicio de las protestas en 2011. Como cofundador de la LCC y el VDC, ayudaba a proporcionar ayuda humanitaria en la asediada Ghouta oriental.

Por su parte, Nazim Hamadi, abogado y poeta, ha sido otro de los defensores más destacados de los presos políticos en Siria que también trabajaba en el VDC y repartiendo ayuda humanitaria.

Para leer más