22 de noviembre de 2019
  • Jueves, 21 de Noviembre
  • 21 de octubre de 2019

    Más de nueve de cada diez migrantes africanos llegados a Europa volverían a emprender el viaje

    "¿Qué tipo de padre sería si me hubiese quedado y no le pudiese dar a mi familia una vida decente?", cuenta Yerima al PNUD

    Más de nueve de cada diez migrantes africanos llegados a Europa volverían a emprender el viaje
    Migrantes liberados en un centro de la Guardia Costera libia en TrípoliREUTERS / ISMAIL ZETOUNI

    MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

    Un 93 por ciento de los migrantes africanos que han viajado de forma irregular hasta Europa estarían dispuestos a volver a emprender el camino, aun siendo consciente de los peligros que ello supone, según un estudio del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD), que ha llamado a un "debate crítico" sobre este tipo de fenómenos.

    El informe, elaborado a partir de entrevistas a migrantes de 39 países africanos repartidos en 13 Estados europeos, elabora un perfil común de estas 1.970 personas, que comparten haber llegado a Europa de forma ilegal y no por razones de asilo o protección, sino con un objetivo de desarrollo personal y económico.

    Todo ello a pesar de que se trata de personas que no necesariamente vivían en situaciones de pobreza, ya que un 58 por ciento de ellos tenían un empleo o estudiaban en el momento en que decidieron abandonar su país. La mayoría de ellos, de hecho, trabajaban y ganaba sueldos relativamente competitivos, según la agencia de la ONU.

    Alrededor del 53 por ciento de las personas entrevistadas reconoce que recibieron ayuda de familiares o amigos para poder emprender el viaje y tres de cada cuatro envían remesas a sus países para ayudar a su entorno más cercano, a pesar de que ello pueda suponerles empeorar su calidad de vida.

    La mitad afirma que no gana lo suficiente, un 38 por ciento asegura que ingresa lo justo y solo un 12 por ciento llega al nivel del ahorro. Para muchos de ellos, la vergüenza de no ser capaces de enviar el suficiente dinero a sus familias es el principal factor para seguir trabajando en Europa.

    "Si tienes una familia, tienes que asegurarte de que tienen comida, techo, medicinas y educación", explica Yerima, padre de una niña pequeña. "La gente podría preguntarme qué tipo de padre soy para dejar atrás a mi mujer y a mi hija. ¿Pero qué tipo de padre sería si me hubiese quedado y no les pudiese dar una vida decente?", pregunta.

    DIFERENCIAS ENTRE HOMBRES Y MUJERES

    El informe, no obstante, detecta diferencias entre hombres y mujeres, y no en el mismo sentido que en África. Si en origen las mujeres ganan de media un 26 por ciento menos que los hombres, en Europa la balanza se invierte e ingresan un 11 por ciento más que los migrantes varones.

    También envían con más frecuencia remesas y están más asentadas en cuanto a alojamiento que los hombres, según el PNUD, que atribuye esta diferencia a la tendencia de las mujeres de viajar junto a la familia y a las mayores ayudas que reciben, especialmente si tienen algún hijo a cargo, por parte de las administraciones europeas.

    "MIRAR A LAS CAUSAS" DE LAS MIGRACIONES

    El administrador del PNUD, Achim Steiner, ve en el informe "un eco del progreso en el desarrollo de África", incapaz de "cumplir las aspiraciones de la población". De hecho, la vertiente aspiracional es una de las razones más citadas entre quienes han emigrado, por detrás de las motivaciones económicas y el aprendizaje.

    Serge, uno de los testimonios de este informe, ha instado a "mirar a las causas" que están detrás de las migraciones, ya que considera que son precisamente "las políticas que atrapan a las personas en la pobreza" las que apenas dejan alternativa a miles de personas. "Escuelas que no existen, una sanidad fallida y corrupción, represión. Eso es lo que empuja a la gente a emigrar", subraya.

    Solo el 2 por ciento de las personas entrevistadas dice que, siendo consciente ahora de los riesgos, no volverían a emprender el viaje. Sin embargo, son muchos quienes, como Mahamadou, aún confían en volver a sus países de origen, algo que en su caso espera hacer en cinco años vista: "Y cuando regrese a mi país, no creo que vuelva".

    Para leer más