19 de septiembre de 2019
6 de septiembre de 2008

Al menos 31 muertos y cientos de sepultados tras un alud de rocas en El Cairo

EL CAIRO, 6 Sep. (Reuters/EP) -

Al menos 31 personas murieron en una avalancha de rocas que destruyó varios edificios en el barrio de infraviviendas de Manshiyet Nasser, en El Cairo, informaron fuentes sanitarias y de las fuerzas de seguridad. La televisión panárabe Al Yazira asegura, sin embargo, que hay cientos de personas sepultadas bajo los escombros y las rocas.

Las autoridades informaron de la caída de al menos ocho grandes rocas que arrasaron más de cincuenta casas, por lo que algunas fuentes apuntan ya a que el número de gente sepultada podría ser de unas 500. Mientras, los policías y equipos de rescate esperan la llegada de maquinaria pesada para levantar las rocas, que pueden pesar entre 60 y 70 toneladas cada una.

Las piedras, algunas de ellas de hasta 30 metros de longitud, arrasaron una zona en la que había edificios de unas seis plantas, uno de los cuales quedó totalmente reducido a escombros por la avalancha, según los testigos.

"Fue horroroso. Se fue la electricidad, escuchamos una fuerte estruendo, como un terremoto, y pensé que la casa se caía. Me desmayé. Salí afuera y vi que toda la montaña se había derrumbado", explicó un vecino del barrio, Hassan Ibrahim Hassan, de 80 años, cuya casa se salvó de la destrucción.

Esta barriada está superpoblada y a menudo familias enteras se hacinan en cuartos pequeños. Los edificios se amontonan en torno a los pilares de la principal autopista de la ciudad.

El Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos describe Manshiyet Nasser en uno de sus informes como "la mayor zona chabolista/informal de El Cairo. Hay 350.000 personas viviendo en esta zona de unos 850 acres (3,43 kilómetros cuadrados) con una densidad residencial de más 400 personas por acre (4.046 metros cuadrados)".

"La zona adolece de una baja calidad de vida, servicios básicos inadecuados, falta de infraestructura y condiciones ambientales deterioradas. El lugar está caracterizado por desniveles extremos de entre 56 y 200 metros", continúa el informe.

RESPUESTA LENTA

Los propios familiares y vecinos de los sepultados son los que están moviendo los escombros con sus propias manos, mientras que la Policía ha trasladado a perros rastreadores para intentar localizar a supervivientes.

Sin embargo, los vecinos se han quejado por la lenta respuesta de las autoridades. "Estabais con las manos en los bolsillos. ¡No estáis haciendo nada!", espetó uno de los vecinos a los policías apostados en las inmediaciones del lugar de la avalancha. "Si fuera el Consejo de la Shura (cámara alta del Parlamento egipcio) ya habría intervenido el Ejército", gritó otro de los vecinos.

En un incendio ocurrido el mes pasado en el Consejo de la Shura intervino el Ejército y sus helicópteros. Sin embargo, una persona murió en el incidente.