19 de enero de 2020
15 de diciembre de 2019

Al menos siete muertos durante la fallida detención de un líder paramilitar afgano en Balj

Al menos siete muertos durante la fallida detención de un líder paramilitar afgano en Balj
Militar en Balj - REUTERS / POOL NEW - ARCHIVO

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El intento de arresto de un destacado líder paramilitar en el norte de Afganistán se ha convertido en un violento enfrentamiento entre hombres armados leales al comandante y las fuerzas de seguridad afganas en la provincia de Balj, en el que han fallecido al menos siete guerrilleros.

Las autoridades afganas habían ordenado el arresto de Nizamudin Qaisari, leal al Gobierno afgano, por apropiación de tierras, uso de la fuerza contra civiles y y reclutamiento ilegal.

La operación para su detención comenzó esta pasada medianoche en la capital de la provincia, Mazar e Sharif. Sin embargo y en lugar de rendirse, sus hombres comenzaron a disparar contra los agentes, según ha explicado el portavoz de la Policía provincial de Balj, Adel Shah Adel.

Además de los guerrilleros fallecidos, otros dos policías han resultado heridos en unos combates donde los hombres de Qaisari han llegado incluso a disparar cohetes contra los blindados de las fuerzas especiales de la Policía.

Los combates han seguido durante horas porque la Policía ha dedicado parte de sus efectivos a despejar la zona de civiles. Qaisari, por su parte, ha tenido tiempo de conceder una entrevista a la emisora local Shamshad, donde ha asegurado que "resistirá hasta la muerte" y que esta operación es el resultado de una "conspiración política" en su contra.

La operación ha concluido sin lograr la detención del líder guerrillero, según ha reconocido el jefe de Policía de la provincia, el genereal Ahmad Fayed, en declaraciones recogidas por Tolo News.

Qaisari fue arrestado el año pasado después de una disputa con las fuerzas de seguridad afganas tras una reunión en la que amenazó con matar a tiros a sus interlocutores, Su arresto resultó en semanas de violentas protestas en la provincia de Faryab, en el norte de Afganistán. En diciembre de 2018, Qaisari fue puesto en libertad.

Para leer más