28 de noviembre de 2020
22 de junio de 2018

Merkel defiende desde Líbano que aún no se dan las condiciones para que los refugiados regresen a Siria

Merkel defiende desde Líbano que aún no se dan las condiciones para que los refugiados regresen a Siria
REUTERS / MOHAMED AZAKIR

BEIRUT, 22 Jun. (Reuters/EP) -

La canciller alemana, Angela Merkel, ha defendido este viernes desde Líbano, donde se encuentra de visita oficial, que todavía no se dan las condiciones de seguridad para que los refugiados regresen a Siria, rebatiendo así el discurso que sugiere que la intensidad de la guerra civil ha bajado y el retorno es posible.

"Queremos ayudar a encontrar soluciones en Siria para que los refugiados puedan volver, pero necesitamos mayores condiciones de seguridad para que este retorno sea posible", ha dicho la líder europea en la rueda de prensa que ha ofrecido en Beirut junto al primer ministro designado de Líbano, Saad Hariri.

Hariri, por su parte, ha subrayado que "Líbano quiere que los refugiados sirios vuelvan a su país con dignidad", ratificando que la nación árabe no dará la espalda a su vecinos, de acuerdo con un comunicado oficial recogido por la agencia de noticias alemana DPA.

Merkel se ha visto también con el presidente libanés y el jefe del Parlamento, Michel Aoun y Nabih Berri, respectivamente. Tras el encuentro, el jefe de Estado ha reclamado a la canciller que apoye "el retorno gradual" de los refugiados sirios. En opinión de Aoun, hay que separar este asunto de la solución a la guerra civil en Siria.

Líbano alberga 1,5 millones de refugiados, lo que equivale a un cuarto de la población local. Esta proporción ha desbordado la capacidad de respuesta del país acogida, con servicios públicos completamente saturados que dejan a los sirios prácticamente a merced de la ayuda humanitaria y las tensiones sociales en ascenso.

Por eso, las autoridades libanesas han comenzado a deslizar la idea de que, ahora que el conflicto armado parece entrar en la recta final, después de siete años, es hora de que los sirios vuelvan a casa. Sin embargo, las agencias humanitarias que están sobre el terreno insisten en que Siria sigue siendo un lugar peligroso.

Los distintos puntos de vista se han hecho evidentes por el choque entre el ministro de Exteriores de Líbano, Gebran Bassil, y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Bassil ha ordenado frenar la concesión de permisos de trabajo y residencia a los empleados de ACNUR acusando a la agencia de la ONU de desalentar el retorno.

CONFLICTO INTERNO

La visita a Líbano también llega en un momento especialmente sensible en la política alemana. Merkel, que abrió las puertas de la potencia europea a más de un millón de refugiados durante la crisis de 2015, está sometida a una gran presión de su socio de Gobierno, la CSU bávara, para que endurezca su política migratoria.

Su ministro de Interior, Horst Seehofer, líder de la CSU, pretende alinearse con los nuevos gobiernos de Austria e Italia, ambos con representantes de la ultraderecha, para escenificar en la Unión Europea "el eje de los que quieren combatir la inmigración ilegal".

Merkel ha frenado esta alianza a tres bandas y ha reclamado una solución cien por cien europea al problema de inmigrantes y solicitantes de asilo. La Comisión Europea ha convocado para este domingo una minicumbre con el único objetivo de abordar este asunto.

Para leer más