17 de julio de 2019
14 de junio de 2019

Miles de venezolanos intentan cruzar la frontera con Perú antes del endurecimiento de los controles

Miles de venezolanos intentan cruzar la frontera con Perú antes del endurecimiento de los controles
REUTERS / GUADALUPE PARDO

TUMBES (PERÚ), 14 Jun. (Reuters/EP) -

Miles de venezolanos están intentando este viernes llegar a la frontera norte de Perú con la esperanza de ingresar al país andino antes de la medianoche, cuando se exigirá nuevos requisitos para los migrantes de Venezuela.

Muchos de los llegados a la ciudad fronteriza peruana de Tumbes durante la jornada son niños, horas antes de la fecha límite del 15 de junio, cuando Perú empezará a pedir pasaporte y visado a los migrantes venezolanos.

Sólo el jueves, 5.849 venezolanos cruzaron la frontera, un aumento de alrededor de entre 1.500 y 2.000 venezolanos por día en los meses anteriores, según la oficina de inmigración de Perú.

"¡Fue fatal!", ha señalado una migrante venezolana, que ha pedido ser identificada solo como Rosmaura, sobre su viaje de una semana desde Marcaibo, Venezuela, a Tumbes con sus dos hijos.

Rosmaura, de 25 años, temía que después del sábado no pueda hacer pasar la frontera a su hija de cinco años porque le falta un pasaporte, que según ella cuesta entre 200 y 500 dólares en Venezuela, una tarifa imposible para ella.

La mujer ha afirmado que espera llegar a Chile. "La mayoría de mi familia está allí", ha manifestado desde el punto de control fronterizo en Tumbes, donde los niños dormían en las aceras.

La agobiante crisis humanitaria y económica en Venezuela bajo el gobierno del presidente, Nicolás Maduro, ha desencadenado la peor crisis migratoria en la historia reciente de América Latina, obligando a países como Perú, un país en desarrollo de unos 32 millones de personas, a lidiar con un aumento de la migración sin precedentes.

Hace dos años, Perú había introducido nuevas leyes migratorias para acoger a los migrantes venezolanos, según las cuales se repartieron cientos de miles de tarjetas de residencia a los venezolanos para que pudieran trabajar, ir a la escuela y acceder a la atención de salud pública.

PRESIÓN MIGRATORIA

Sin embargo, la llegada masiva de nuevos migrantes ha cambiado la percepción del Gobierno, en medio del aumento de los temores de que los migrantes venezolanos están presionando los salarios hacia la baja y aumentado el crimen.

El gobierno de Martín Vizcarra advirtió la semana pasada que seguirá expulsando a los venezolanos con antecedentes criminales y dijo que comenzaría a exigir a los migrantes que obtengan una visa de sus consulados en Venezuela antes de ir a la frontera, una política similar a la de vecino Chile.

Mientras los migrantes tomaban autobuses y caminaban hacia la frontera el jueves, Vizcarra defendió su nueva postura de inmigración de un evento en la ciudad norteña de Piura.

"Nuestro país ha abierto sus brazos a más de 800.000 venezolanos. Creo que es completamente lógico y justificado pedirles que traigan visas para asegurar un mejor control de quién ingresa", dijo.

Unos cuatro millones de venezolanos han abandonado su país de origen desde 2015, un 12 por ciento de su población, buscando escapar de una crisis que ha privado a muchos de los alimentos y medicamentos básicos, según datos de Naciones Unidas.

Para leer más