17 de agosto de 2019
19 de mayo de 2018

El ministro del Interior alemán da luz verde a la deportación del exguardaespaldas de Bin Laden

El ministro del Interior alemán da luz verde a la deportación del exguardaespaldas de Bin Laden
REUTERS / MICHAELA REHLE - ARCHIVO

BERLÍN, 19 May. (Reuters/EP) -

El ministro del Interior en Alemania, Horst Seehofer, ha ordenado a las autoridades en materia de Inmigración que ponga en marcha los procedimientos necesarios para que el Gobierno alemán pueda deportar a un supuesto radical islamista que habría trabajado como guardaespaldas de Osama Bin Laden, según ha informado el diario 'Bild'.

El caso de Sami A., un hombre de origen tunecino de 41 años, ha causado una gran indignación en Alemania después de que se conociese que estaba recibiendo ayudas sociales por parte del Gobierno a pesar de que las agencias de inteligencia del país lo tuvieran identificado y clasificado como una posible amenaza debido a su pasado.

Las autoridades alemanas llevan intentando deportar al supuesto guardaespaldas de Bin Laden -que lleva viviendo en la ciudad alemana de Bochum desde 1997- desde hace más de 11 años, pero la posibilidad de que de volver a su país pudiera ser torturado ha evitado llevar a cabo la deportación hasta ahora.

"La Oficina Federal de Inmigración y Refugiados ha iniciado los procedimientos de revocación en contra del antiguo guardaespaldas de Osama Bin Laden. He ordenado a la agencia que lleve a cabo el proceso con la prioridad máxima posible", ha declarado Seehofer, citado por el diario alemán.

El ministro del Interior ha dicho que estará muy atento al proceso y que tanto el Tribunal Constitucional de Alemania como la Corte Europea de Derechos Humanos han señalado que los radicales islamistas pueden ser expulsados del país.

A principios de este mes, Alemania deportó a otro hombre de nacionalidad tunecina, Haikel S., por su supuesta pertenencia a Estado Islámico y por estar acusado de haber tomado parte en una serie de ataques terroristas en Túnez, incluido un atentado en el Museo Bardo en el que más de una veintena de personas perdieron la vida en 2015.

Para leer más