20 de mayo de 2019
  • Domingo, 19 de Mayo
  • 6 de enero de 2008

    Mueren dos personas en California tras las fuertes tormentas y nevadas que están azotando el oeste de EEUU

    Mueren dos personas en California tras las fuertes tormentas y nevadas que están azotando el oeste de EEUU
    REUTERS

    LOS ÁNGELES, 6 Ene. (Reuters/EP) -

    Al menos dos personas murieron en California tras las fuertes tormentas y nevadas que azotaron ayer y aún continúan en el oeste de Estados Unidos, principalmente en el centro y el norte de California, provocando cortes de energía eléctrica en más de un millón de hogares y empresas, el cierre de las principales carreteras, la cancelación de vuelos en varios aeropuertos y la ruptura de un dique en Nevada, según el portavoz de la Oficina de Servicios de Emergencias de California.

    En Los Ángeles una mujer fue arrastrada por la riada de agua cuando intentaba abandonar su coche y en la ciudad de Yuba, al norte de Sacramento, un hombre perdió su vida tras ser aplastado por un árbol mientras trabajaba.

    Además el dique de un canal, cerca de Reno (Nevada), se rompió e inundó 800 casas y provocó la evacuación en barco y helicóptero de 3.500 residentes, según informó el portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Nevada.

    El gobernador de Oregón declaró el estado de emergencia en el condado de Umatilla, situado al noreste, debido a los fuertes vientos en el área.

    Las primeras tormentas se dieron en San Francisco, donde los fuertes vientos volaron los andamios de edificios y cerraron temporalmente la calle principal, Market Street, a la vez que la conocida isla de Alcatraz fue restringida a los visitantes. Los grandes camiones tampoco pudieron cruzar el puente Golden Gate, donde los vientos alcanzaron 90 kilómetros por hora, mientras que el puente Richmond-San Rafael, que conecta dos de las mayores carreteras del estado, estuvo bloqueado casi todo el viernes debido a un camión volcado.

    Las montañas de la parte este del estado registraron la mayor caída de nieve y ráfagas de viento que alcanzaron los 160 y 240 kilómetros hora, mientras que se espera que las acumulaciones de nieve lleguen a los 2,4 y 3 metros durante el fin de semana.

    "El mal tiempo continuará al menos hasta mañana y el lunes habrá de nuevo otra oleada", anunció el portavoz del Servicio Nacional de Meteorología estadounidense, Jane Hollingsworth

    En el centro y norte de California un total de 1,8 millones de clientes de la compañía PG&E se vieron afectados por pérdidas de energía eléctrica y cerca de 400.000 hogares se quedaron sin energía por completo ayer por la tarde, según la propia compañía.

    (EUROPA PRESS INTERNACIONAL)