18 de octubre de 2019
9 de diciembre de 2014

Las muertes por malaria se han reducido drásticamente desde 2000 pero el ébola podría revertir los avances

En África, el continente más afectado, el número de muertos ha caído un 54% entre 2000 y 2013

LONDRES, 9 Dic. (Reuters/EP) -

Las muertes por malaria han caído drásticamente desde 2000 y los casos siguen reduciéndose de forma sostenida a medida que cada vez más personas son diagnosticadas de forma adecuada y reciben tratamiento y que más consiguen mosquiteras, según ha revelado este martes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, los progresos contra esta enfermedad que contagian los mosquitos siguen siendo frágiles y en los países de África Occidental que se enfrentan a una epidemia sin precedentes de ébola existe especialmente el riesgo de que se produzca un resurgimiento de la malaria, ha alertado la agencia de la ONU.

En su informe anual sobre la enfermedad, la OMS ha indicado que la tasa de muertes por malaria ha caído un 47 por ciento a nivel mundial entre 2000 y 2013 y en un 54 por ciento en el caso de África, donde se producen alrededor del 90 por ciento de las muertes por malaria.

En un análisis del impacto de la malaria en el África Subsahariana, se ha detectado que pese a que el 43 por ciento del incremento en la oblación, cada vez menos personas se contagian cada año. Alrededor del 44 por ciento de las personas en riesgo por malaria en el África Subsahariana usaban mosquiteras en 2013, frente al 2 por ciento en 2004. Y se espera que para finales de 2014 se hayan repartido unos 214 millones de mosquiteras.

"El incremento masivo en las medidas de control de mosquitos, las pruebas de diagnóstico y el tratamiento de calidad asegurado han ayudado a reducir dramáticamente el peso global de la enfermedad", ha explicado el director del programa mundial de malaria de la OMS, Pedro Alonso.

"Con un compromiso político sostenido, una financiación incrementada y con la ayuda de nuevas herramientas innovadoras, deberíamos de ser capaces de acelerar los esfuerzos aún más", ha opinado.

CONSECUENCIAS DEL ÉBOLA

Sin embargo, en África Occidental el mortífero brote de ébola ha tenido un "impacto devastador" sobre el tratamiento de la malaria y los programas de control de la enfermedad, ha indicado el informe.

En Guinea, Sierra Leona y Liberia --los tres países más afectados por la epidemia de ébola-- muchas clínicas están cerradas y la asistencia a las instalaciones de pacientes externos es una fracción de la que había antes del brote, precisa.

Dada la enorme amenaza que la malaria supone en estos países, que en total registraron 6,6 millones de casos y 20.000 muertes de malaria en 2013, la OMS ha pedido medidas de control temporal, incluido el suministro de medicamentos contra la malaria a todos los pacientes con fiebre y que se lleven a cabo tratamientos masivos en zonas más golpeadas tanto por el ébola y la malaria.

"La financiación de los donantes internacionales se está incrementando para cumplir con la recomendación adicional de que las mosquiteras para las camas sean distribuidas a todas las zonas afectadas" por el ébola, precisa el informe.

A nivel mundial, la malaria mató a unas 584.000 personas en 2013, incluidos unos 453.000 niños menores de 5 años. Aunque los fondos para combatir la malaria se han multiplicado por tres desde 2005, todavía sigue siendo alrededor de la mitad de los 5.100 millones de dólares necesarios.

Para leer más