30 de mayo de 2020
24 de marzo de 2014

La NDS apunta a los servicios de espionaje de un país extranjero como responsables del ataque en Kabul

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Oficina Nacional de Seguridad de Afganistán (NDS), los servicios de Inteligencia del país, han afirmado este domingo que el ataque ejecutado el jueves contra el hotel Serena de Kabul, en el que murieron nueve personas, entre ellas cuatro extranjeros, no es responsabilidad de los talibán, y ha apuntado a los servicios de espionaje de un país extranjero.

El organismo ha indicado que la reclamación de la autoría formulada por los talibán, que aseguraron que el número de muertos ascendió a 22, presenta importantes discrepancias con lo que ocurrió durante el ataque, según ha informado el diario afgano 'Jaama Press'.

Asimismo, ha agregado que la información presentada al Consejo de Seguridad Nacional (CSN) durante una reunión que ha estado encabezada por el presidente, Hamid Karzai, apunta a la responsabilidad de una agencia extranjera, al tiempo que ha desvelado que un diplomático paquistaní fotografió el interior del complejo poco antes durante una visita al hotel.

Los cuatro atacantes --que fallecieron en un tiroteo con las fuerzas de seguridad-- irrumpieron en el edificio en torno a las seis de la tarde, con pistolas ocultas en sus calcetines, y esperaron tres horas hasta comenzar el tiroteo. Inicialmente, dispararon contra los huéspedes, para acto seguido ocultarse en los baños.

El hotel Serena es considerado el lugar más seguro para alojarse en Kabul y en él residen muchos miembros del personal de Naciones Unidas y de delegaciones extranjeras que han llegado para observar las elecciones presidenciales, previstas para el 5 de abril.

En respuesta al ataque, dos importantes misiones de observación y apoyo electoral han retirado a su personal de Afganistán, una decisión que podría minar la confianza en los resultados de los comicios presidenciales.

La directora de asuntos públicos del Instituto Nacional Democrático (NDI), Kathy Gest, ha anunciado la retirada de sus observadores del país y ha agregado que el organismo "está evaluando las actividades de monitorización".

Entre los fallecidos en el ataque contra el hotel Serena se encuentra Luis María Duarte, miembro del NDI, quien se encontraba alojado en el hotel junto a otros nueve compañeros del organismo.

Por su parte, un diplomático europeo ha confirmado que los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) se han trasladado a Turquía, si bien el organismo aún no se ha pronunciado oficialmente sobre este hecho.

Así, la misión internacional de monitorización de la Unión Europea (UE) es la única que queda sobre el terreno.

LOS TALIBÁN ATENTARÁN CONTRA EL PROCESO

El 10 de marzo, los talibán emitieron un comunicado amenazando con llevar a cabo atentados contra las elecciones presidenciales. En el mismo, dijeron que los comicios son una "farsa" orquestada por Estados Unidos y aconsejaron a los ciudadanos que se abstengan de participar en ellas porque sería como ayudar a los "infieles".

Asimismo, reivindicaron su cometido de "poner fin a la abierta y oculta ocupación por parte de los infieles de nuestro suelo islámico" y denunciaron que antes de "huir" de Afganistán, Estados Unidos y sus aliados buscan "prolongar la ocupación mediante un método indirecto" con la "instalación de un jefe de Estado que parezca ser afgano pero que tendrá mentalidad, visión e ideales estadounidenses".

"Hemos dado órdenes a todos nuestros 'muyahidines' de que usen toda la fuerza a su disposición para perturbar estas elecciones simuladas", dijeron, antes de subrayar que los ataques se ejecutarán contra trabajadores electorales, activistas, fuerzas de seguridad y colegios electorales.