18 de septiembre de 2020
8 de agosto de 2020

Los negociadores de EEUU para Libia reiteran su disposición a un acercamiento entre las partes del conflicto

Los negociadores de EEUU para Libia reiteran su disposición a un acercamiento entre las partes del conflicto
Conflicto en Libia - AMRU SALAHUDDIEN/DPA - ARCHIVO

MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los negociadores principales de Estados Unidos para el conflicto libio han declarado este sábado su intención de seguir participando activamente con todas las partes libias, el Gobierno de Trípoli reconocido por la comunidad internacional y las autoridades del este del país, para resolver el conflicto armado.

En un encuentro virtual, el director senior del Consejo de Seguridad Nacional para Oriente Próximo y África del Norte, el general Miguel Correa y el embajador en Libia, Richard Norland, expresaron su interés en seguir negociando con ambas partes, coincidentes en que ambas "rechazan la interferencia extranjera y buscan unirse en un diálogo pacífico".

Norland trasladó por teléfono esta disposición con el jefe del Consejo Presidencial libio en Trípoli, Fayez Al Sarraj, con vistas a la concreción de un "acuerdo de alto el fuego duradero", según el comunicado de la Embajada de EEUU recogido por el medio 'Libya Observer'

EEUU recomendó a ambas partes que implementen "una solución desmilitarizada" y permitan que "la Corporación Nacional del Petróleo reanude su trabajo vital en nombre de todos los libios".

Esta recomendación específica ha tenido lugar dadas las dificultades que ha registrado la petrolera estatal libia para operar en el este del país, bajo control de las fuerzas del este de Libia, dirigidas por el mariscal Jalifa Haftar, con el respaldo de mercenarios rusos y sudaneses, acusa Trípoli.

Precisamente Estados Unidos ha expresado este martes su "firme rechazo" a la injerencia militar extranjera en Libia, incluido el uso de mercenarios y contratistas privados por parte de las partes enfrentadas, y ha resaltado su "profunda preocupación" por el recrudecimiento del conflicto en el país africano.

"Los esfuerzos en marcha por parte de potencias extranjeras para explotar el conflicto, incluido el establecimiento de una presencia militar duradera o ejercer control sobre los recursos que pertenecen al pueblo libio, suponen una grave amenaza a la estabilidad regional y el comercio internacional", ha dicho el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Robert O'Brien.

El conflicto en Libia se recrudeció en abril de 2019, cuando las fuerzas lideradas por Haftar --apoyado por Egipto, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Rusia-- lanzaron una ofensiva para hacerse con Trípoli, sede del Gobierno de unidad, creado a raíz del Acuerdo Político y que cuenta en estos momentos con el apoyo de Naciones Unidas.

El inicio de las operaciones militares encabezadas por Haftar llegó tras varios años de intentos infructuosos de lograr una solución política a la fragmentación en diversas administraciones tras la captura y ejecución de Muamar Gadafi en octubre de 2011.

Tras el avance inicial, el conflicto quedó estancado hasta que Turquía decidió intervenir del lado del Gobierno de unidad libio, revirtiendo la situación y expulsando a las fuerzas de Haftar. La batalla está ahora en torno a la ciudad de Sirte, ciudad natal del difunto Muamar Gadafi.

En respuesta, el Parlamento de Egipto ha autorizado al presidente del país, Abdelfatá al Sisi, a lanzar una intervención militar si lo considera necesario, después de recibir una petición en este sentido por parte del Parlamento asentado en el este de Libia y de que el mandatario fijara Sirte y Al Jufra como 'líneas rojas'.

La duplicidad institucional se retrotrae a las elecciones parlamentarias de 2014, que dividieron las administraciones, sin que las asentadas en el este --anteriormente reconocidas por la comunidad internacional-- y el Gobierno de unidad, surgido de un acuerdo en 2015, consiguieran pactar su unificación desde entonces.

Para leer más