4 de diciembre de 2020
25 de octubre de 2020

El nuevo presidente turcochipriota apuesta por el diálogo, pero desde la igualdad de soberanía

El nuevo presidente turcochipriota apuesta por el diálogo, pero desde la igualdad de soberanía
El presidente de la República Turca del Norte de Chipre, Ersin Tatar - REPÚBLICA TURCA DEL NORTE DE CHIPRE

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

El nuevo presidente de la República Turca del Norte de Chipre --solo reconocida por Turquía, Ersin Tatar, ha asegurado que trabajará para negociar con las autoridades grecochipriotas, aunque ha advertido de que deberá ser desde una igualdad de soberanía.

"Hay que poner en la mesa modelos alternativos de solución, sobre la base de la igualdad soberana. Voy a trabajar para que los dos estados convivan lado a lado y cooperando más en la mesa de negociación", ha argumentado.

Así, ha explicado que no se concentrará únicamente en las negociaciones, como han hecho mandatarios anteriores, sino que sus prioridades son la economía, el ámbito social y los deportes. Tatar tomó posesión el pasado viernes y este domingo se ha publicado su primera entrevista, concedida a la agencia de noticias oficial turca, Anatolia.

"Tenemos que colaborar en armonía con Turquía", ha subrayado Tatar, quien ha anunciado que su primera visita oficial será a Turquía tras invitación del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. "Cuando los turcochipriotas estaban solos, Turquía estaba con ellos", ha remachado.

Tatar se ha referido además al contencioso con Grecia por el control de las aguas del Egeo. "Siempre debemos movernos junto a la república de Turquía, en especial tras el reciente descubrimiento de recursos de hidrocarburos (en el este del Mediterráneo), tan importante para el futuro de este país", ha argumentado.

Así, Tatar ha hecho una referencia histórica y ha recordado los 60.000 mártires que puso el Imperio Otomano para conquistar Chipre en 1571 y que el dominio otomano duró hasta 1878, cuando fue arrebatado por los británicos, que la controlaron hasta la década de 1960. En 1974 "hubo una oportunidad" para resolver el contencioso, pero "los griegos nunca vieron a los turcos como iguales".

Además, ha emplazado a la UE, de la que Chipre es miembro, a tener "cuidado". "Está en un bando, así que no esperen nada", ha reseñado. "Hay dos países distintos, dos estados distintos en Chipre. Tenemos que seguir diciéndoselo al mundo", ha remachado.

La decisión de Tatar de abrir parcialmente el pueblo fantasma de Varosha en Famagusta, después de 46 años, añadió un punto más de tensión en la región, ya que esta localidad es un símbolo de la división de la isla después de que fuera invadida por Turquía en 1974 en respuesta a un golpe de Estado griego y el retorno a sus antiguos habitantes grecochipriotas es visto como un aspecto clave para una posible reunificación.

Para leer más