27 de febrero de 2021
9 de noviembre de 2014

Obama defiende el envío de tropas a Irak no como fracaso sino como "nueva fase" de la ofensiva contra EI

WASHINGTON, 9 Nov. (Reuters/EP) -

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha defendido este domingo su decisión de duplicar la presencia de militares estadounidenses en Irak con el envío de 1.500 efectivos no como un fracaso de su política para el país árabe, sino como una "nueva fase" de la ofensiva contra el Estado Islámico.

El envío de militares supone el paso de una estrategia defensiva a otra ofensiva. "Los ataques aéreos han sido muy efectivos para reducir la capacidad del Estado Islámico y frenar su avance (...). Ahora, lo que necesitamos son tropas en tierra que comiencen a hacerles retroceder", ha explicado una entrevista concedida a un programa de la CBS.

En ese sentido, Obama no ha descartado el envío de más militares. "Ya sabe. Como comandante en jefe nunca voy a decir nunca", ha afirmado. Sin embargo, ha señalado que los mandos militares consideran que serán necesarias pocas tropas más en la medida que los demás aliados de la coalición contra el Estado Islámico hagan su aportación.

NEGOCIACIÓN CON IRÁN

Obama también se ha referido a las "grandes diferencias" que sigue habiendo entre Irán y el conocido como Grupo 5+1 sobre el contencioso nuclear de la República Islámica, a pesar de que está ya cerca la fecha límite para alcanzar un acuerdo, el próximo 24 de noviembre. "Puede que no podamos llegar a tiempo", ha reconocido.

El inquilino de la Casa Blanca ha destacado que las sanciones impuestas a Irán ha obligado a las autoridades iraníes a negociar, pero aún resta un último paso en el que Teherán deberá aportar "garantías verificables y seguras de que no pueden desarrollar un arma nuclear".

En cuanto a una posible alianza con Irán y contra el Estado Islámico Obama no ha querido comentar las informaciones sobre una supuesta carta que habría remitido al líder iraní, el gran ayatolá Alí Jamenei, pero ha admitido que Estados Unidos e Irán tienen un "enemigo común". En cualquier caso, ha rechazado cualquier relación entre la lucha contra el Estado Islámico y la negociación sobre el contencioso nuclear.

INMIGRACIÓN

En la misma entrevista, Obama ha defendido igualmente su intención de recurrir a sus poderes ejecutivos para introducir reformas en las normas sobre inmigración y ha argumentado que ya ha esperado bastante para que actuara el Congreso.

Obama ha recordado que el Senado logró pactar una reforma migratoria con el apoyo de los dos grandes partidos, pero que la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, rechazó la iniciativa legislativa.

"Todo el mundo está de acuerdo en que el sistema de inmigración está roto y hemos hablado de durante años sobre cómo arreglarlo", ha indicado en su entrevista con la CBS.

El presidente ha defendido la necesidad de una frontera segura, un sistema legal más eficiente y una vía legal a la ciudadanía para los 11 millones de inmigrantes indocumentados. "No tenemos la capacidad para deportar a 11 millones de personas. Todo el mundo está de acuerdo en esto", ha argumentado.

Para leer más