29 de noviembre de 2020
3 de julio de 2018

La OIM recalca que es necesario que "los países europeos se ayuden entre ellos" ante la crisis migratoria

La OIM recalca que es necesario que "los países europeos se ayuden entre ellos" ante la crisis migratoria
REUTERS / ESAM AL-FETORI - ARCHIVO

BRUSELAS, 3 Jul. (Reuters/EP) -

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha señalado este martes que los centros para migrantes en los alrededores del mar Mediterráneo no serán una solución a la crisis migratoria y ha recalcado que es necesario que "los países europeos se ayuden entre ellos" para hacer frente a la situación.

En la última cumbre de líderes de la UE, celebrada los días 28 y 29 de junio en Bruselas, se acordó la necesidad de reforzar las fronteras exteriores y el apoyo a los guardacostas libios, así como la posibilidad de crear centros de migrantes tanto dentro como fuera de la UE, en países del norte de África.

"El Mediterráneo es un espacio compartido, norte y sur. Tenemos una responsabilidad conjunta para gobernar lo que pasa en ese espacio, incluido evitar que la gente se ahogue", ha dicho el jefe de la misión de la OIM en la UE, Eugenio Ambrosi.

"Antes de ir fuera de Europa y pedir a otros países que ayuden tenemos que asegurarnos de que un número suficiente de países europeos se ayudan entre ellos", ha sostenido durante una entrevista concedida a la agencia británica de noticias Reuters.

En este sentido, ha apuntado que los diez centros de migrantes existentes en Grecia e Italia deberían ser reforzados, así como incluir otros nuevos en Malta, al tiempo que ha explicado que abrir otros en la zona sur del Mediterráneo llevará tiempo.

Ambrosi ha subrayado además que la idea de los campamentos en el Mediterráneo sólo funcionarán si se refuerza con la apertura de vías legales para llegar a Europa desde países que no sean miembros del bloque regional.

Así, ha expresado su oposición a la apertura de estos centros en Libia, sacudida por el conflicto, y ha resaltado que los populistas en la UE no han sido capaces de reconocer la caída en el número de llegadas desde 2015.

"No es un problema migratorio, es un problema político y sobre el funcionamiento de la UE", ha dicho. "No hay una forma rápida de arreglarlo, nunca la ha habido", ha zanjado.

La OIM elevó el lunes a más de mil los muertos en travesías en el Mediterráneo en lo que va de año tras la muerte de más de 200 migrantes y refugiados durante el fin de semana.