22 de septiembre de 2019
18 de octubre de 2014

La ONG Memorial denuncia que el Kremlin quiere "controlar la historia"

MOSCÚ, 18 Oct. (Rweuters/EP) -

La ONG más antigua de Rusia, Memorial, ha denunciado este viernes que el intento del Gobierno ruso de prohibir su actividad en el país responde a un intento de "controlar la historia", en referencia a sus informes sobre la presencia de tropas rusas en Ucrania y la muerte de varios de sus soldados.

Memorial ha tenido numerosos desencuentros con el Kremlin a lo largo de su historia, aunque las autoridades nunca habían intentado frenar su actividad o prohibir su existencia, hasta este momento. Hace un mes, el ministro de Justicia, Alexander Konovalov, instó al Tribunal Supremo a "liquidar" la organización.

Konovalov justificó su solicitud asegurando que Memorial había realizado numerosas violaciones a la legislación y a la Constitución del país. La organización ha respondido relacionando esta medida con el intento del Gobierno con eliminar la oposición y controlar el pasado.

"La propaganda del Kremlin necesita demostrar que Rusia se ha movido siempre de victoria en victoria . En las condiciones actuales de histeria propagandística, simplemente no se nos necesita", ha afirmado uno de los miembros fundadores de Memorial, Oleg Orlov.

CONFLICTO EN UCRANIA

Rusia ha sido criticada por controlar la retórica de los medios de comunicación desde que comenzase el conflicto de Ucrania, sobre todo desde que la región de Crimea se autoproclamó independiente y solicitó su adhesión a territorio ruso.

El Kremlin ha repetido en numerosas ocasiones que sus tropas no han operado en Ucrania, una afirmación que la ONG ha rebatido en sus informes, que ha llegado a hacer públicas las muerte de soldados rusos en territorio ucraniano.

En el año 2012, cuanto el presidente, Vladimir Putin, regresó al poder, aprobó una ley en la que se requería a todas las organizaciones que recibiesen fondos del extranjero inscribirse como "agentes extranjeros", que incluye a Memorial.

MUSEO DE LA REPRESIÓN

Otra de las acciones que ha realizado la organización es abrir un Museo de la Historia de la Represión Política, que tiene entre sus actividades una reunión anual de exprisioneros y disidentes y que también se ha encontrado con la oposición de las autoridades locales.

El representante del museo, Robert Latipov, ha explicado que "se trabaja con una historia muy trágica, la cuestión de la represión política". "A través del prisma de ese pasado trágico intentamos hablar de la necesidad de los Derechos Humanos y la democracia", ha afirmado.

"Pero las autoridades no tienen necesidad de un pasado trágico. Sólo quieren un pasado orgulloso para aumentar el patriotismo y aumentar los propios índices de popularidad de Putin", ha criticado en declaraciones a Reuters.

CRÍTICAS DE PUTIN A LAS ONG

A principios de esta semana, el propio Putin criticó en un discurso las organizaciones de Derechos Humanos internacionales, acusándolas de no denunciar los abusos cometidos contra los portavoces rusos en territorio ucraniano.

"Desafortunadamente numerosas organizaciones de Derechos Humanos internacionales han cerrado los ojos a lo que está ocurriendo, dando la espalda hipócritamente a lo que está ocurriendo", criticó el mandatario durante su alocución, emitida en la televisión estatal.

Para leer más