18 de enero de 2021
2 de diciembre de 2020

La ONU firma un acuerdo con el Gobierno de Etiopía para garantizar el acceso humanitario a Tigray

La ONU firma un acuerdo con el Gobierno de Etiopía para garantizar el acceso humanitario a Tigray
Refugiados etíopes cruzan la frontera con Sudán - WFP/LENI KINZLI

Por el momento solo cubre las zonas bajo control de las fuerzas gubernamentales

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

La ONU ha firmado este miércoles un acuerdo con el Gobierno de Etiopía con vistas a garantizar el acceso de las organizaciones humanitarias a las zonas bajo control gubernamental en la región de Tigray, escenario desde el pasado 4 de noviembre de un conflicto que enfrenta al Ejército con las fuerzas del Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF).

Según ha explicado a Europa Press Saviano Abreu, portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), el acuerdo prevé "garantizar que las organizaciones humanitarias tengan acceso sin obstáculos, sostenido y seguro para el personal y los suministros humanitarios" a las zonas bajo control gubernamental en Tigray.

No obstante, ha dejado claro que se está trabajando para "asegurar que la asistencia humanitaria llegue a toda la región y a cada persona que la necesite", en referencia a las zonas que aún estarían controladas por el TPLF, el partido que durante décadas dominó la política en Etiopía y que hasta este conflicto gobernaba la región de Tigray.

El portavoz ha asegurado que tanto la ONU como las organizaciones humanitarias presentes en Etiopía están comprometidas a "colaborar con el Gobierno de Etiopía y todas las partes en el conflicto para garantizar que la acción humanitaria" tanto en Tigray como en las vecinas regiones de Ahmara y Afar se sustente "estrictamente en las necesidades de las personas afectadas" y se realice conforme a los principios de "humanidad, imparcialidad, independencia y neutralidad".

"Estamos trabajando para garantizar que las personas afectadas por el conflicto sean asistidas sin distinción o discriminación de ningún tipo, y que la ayuda sea basada solamente en la urgencia de sus necesidades", ha recalcado Abreu.

SITUACIÓN HUMANITARIA EN TIGRAY

Naciones Unidas ha venido exigiendo a las partes desde el inicio del conflicto el acceso humanitario a Tigray, donde la interrupción de las comunicaciones y el transporte ha impedido en las tres semanas transcurridas tener una imagen clara de la situación en el terreno y del impacto que los enfrentamientos han tenido en la población civil.

Este martes, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) había dado la voz de alarma por la situación de los 96.000 refugiados eritreos que viven en campos en Tigray. "La preocupación aumenta a cada hora que pasa", reconció su portavoz, Babar Baloch, subrayando que "los campos se habrán quedado sin suministros de comida, lo que hace del hambre y la desnutrición un riesgo real".

"ACNUR pide a las autoridades federales de Etiopía acceso urgente para llegar a los refugiados eritreos en Tigray que necesitan desesperadamente asistencia humanitaria y servicios", reclamó.

Por su parte, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) indicó que, según las peores estimaciones, hasta 1,98 millones de personas podrían haberse visto afectadas por las tres semanas de conflicto, si bien está aún en curso la evaluación en cuanto a las necesidades y el número de desplazados. Además, cifró en 22 millones de dólares los fondos necesarios para la respuesta frente a esta crisis.

"Estamos comprometidos con ofrecer asistencia humanitaria a los más vulnerables tan pronto como podamos llegar a la población afectada y podamos evaluar las crecientes necesidades", dijo en un comunicado la jefa de la OIM en Etiopía, Maureen Achieng. "El acceso a las regiones afectadas es primordial para entender las cifras y el paradero de quienes se han visto obligados a huir", subrayó.

Según los datos de la ONU, en Tigray ya antes de la actual escalada había unas 600.000 personas que dependían de la asistencia alimentaria, así como 100.000 desplazados internos, además de los refugiados eritreos. En total, en la región norteña habría de antemano más de 2 millones de personas necesitadas de algún tipo de asistencia.

Para leer más