16 de enero de 2021
27 de junio de 2006

O.Proximo.- La CE espera que el acuerdo entre Hamas y Al Fatá sea el primer paso hacia el reconocimiento de Israel

BRUSELAS, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La comisaria de Relaciones Exteriores y Política de Vecindad, Benita Ferrero-Waldner, espera que el acuerdo alcanzado hoy entre el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, y el primer ministro palestino Ismail Haniyeh mitigue las tensiones entre las diferentes facciones que tanto perjudican, según la comisaria, la estabilidad en la región y al pueblo palestino. Además, confía en que sea el primer paso hacia el reconocimiento del Estado de Israel.

"Espero que este acuerdo mitigue las tensiones entre las diferentes facciones que tanto perjudican la estabilidad de la región y al pueblo palestino, con los que siempre hemos permanecido al lado en momentos de dificultad", indica la comisaria en un comunicado.

"Este acuerdo no es un fin en sí mismo sino el principio de un proceso para que las diferentes facciones se comprometan con los principios de no violencia, el reconocimiento del Estado de Israel y aceptación de las obligaciones y acuerdos anteriores. Estamos dispuestos a trabajar con el Gobierno palestino comprometido con esos principios", sostiene la comisaria que saluda los esfuerzos encaminados a crear el mayor consenso posible para apoyar los objetivos de la Hoja de Ruta.

El Movimiento para la Resistencia Islámica (Hamás) y Al Fatá llegaron hoy a un acuerdo sobre el llamado 'plan de los prisioneros', que reconoce implícitamente a Israel, según informó el coordinador del "diálogo nacional", Ibrahim Abu Nayá.

"Hemos llegado a un acuerdo sobre el documento", explicó Abu Nayá. El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas (de Al Fatá), intenta convencer desde hace semanas a Hamás (que controla el Gobierno) para que apoye el proyecto, que aboga por la creación de un Estado palestino fronterizo con Israel, lo que significaría un reconocimiento de hecho del Estado judío.

Abbas ha expresado desde el principio su apoyo a este plan --elaborado por importantes dirigentes de Hamás y Al Fatá presos en cárceles de Israel--, por considerar que es una forma de evitar las sanciones económicas contra el Gobierno palestino y que sienta las bases para que se reanuden las negociaciones de paz.

Sin embargo, el acuerdo se ha visto eclipsado por una grave crisis causada por el secuestro de un soldado israelí y la oposición al pacto por parte de la Yihad Islámica, un pequeño grupo extremista que ha perpetrado numerosos ataques contra Israel. "Durante la reunión de hoy, anunciamos que rechazábamos algunos de los artículos de este documento y tenemos reservas sobre otros", afirmó el portavoz de la Yihad, Jaled al Batch.

El 'plan de los prisioneros' (conocido oficialmente como Documento de Reconciliación Nacional) establece que los grupos guerrilleros palestinos deben limitar sus ataques armados a zonas capturadas por Israel en la guerra de 1967, y propone la formación de un Gobierno de coalición palestino.

Hamás y Al Fatá están enfrentados en una lucha por el poder desde que el primero ganase por un amplio margen las elecciones legislativas del pasado enero. Hamás controla no sólo el Parlamento, sino también el Gabinete. Abbas, un moderado, fue elegido presidente en unos comicios distintos el pasado año.

Mientras, Israel ha criticado el documento, ya que no acata las exigencias internacionales de que Hamás abandone la lucha armada y reconozca formalmente el Estado judío.