La OTAN insta a los talibán a negociar con Kabul y mantendrá apoyo a fuerzas afganas

5 de diciembre de 2018

BRUSELAS, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Exteriores de la OTAN y de los países que contribuyen a la operación de entrenamiento, asesoramiento y asistencia de la Alianza Atlántica en Afganistán 'Apoyo Decidido' han instado a los talibán a negociar con el Gobierno afgano y han asegurado que mantendrán su apoyo a las fuerzas afganas.

"Recordamos a los talibán que nunca lograrán sus ambiciones a través del combate y subrayamos que no hay una solución militar al conflicto", han avisado en una declaración pactada por los países de la OTAN y sus socios que contribuyen a la misión de la Alianza, que se ha visto reforzada en los últimos meses en unos 3.000 efectivos hasta más de 16.000 ante el deterioro sobre el terreno.

Los aliados y sus socios han instado a los talibán a sentarse "en la mesa de negociación y a jugar un papel significativo" en "proceso político encabezado por los afganos" tras respaldar la oferta del Gobierno de Kabul para "discusiones de paz sin condiciones con los talibán" e insistiendo en la necesidad de buscar "un acuerdo de paz inclusivo".

La OTAN y sus socios han reconocido que "el papel militar futuro de la comunidad internacional en Afganistán figurará entre las cuestiones a discutir" durante el proceso de negociación pero han reafirmado su compromiso de seguir "sosteniendo y reforzando las capacidades de las fuerzas afganas para eliminar la amenaza del terrorismo en todas sus formas" y garantizar la seguridad del país y la estabilidad de la región. "El éxito requerirá el apoyo continuado financiero y logístico", han asegurado en el texto pactado.

También han instado a "los vecinos" de Afganistán a "denegar ningún de apoyo a la insurgencia", en una velada alusión a Pakistán, al tiempo que han reclamado al Gobierno de Kabul que ataje "las deficiencias significativas", especialmente "los problemas provocados por el fraude" y mejore el registro de votantes antes de la celebración de las elecciones presidenciales previstas en 2019. "Unas elecciones exitosas reforzarán más el camino hacia la estabilidad, seguridad y paz en Afganistán", han apostillado.

LA SITUACIÓN NO MEJORA

"La situación en Afganistán todavía es difícil", ha avisado el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que ha avanzado que "podría empeorar antes de que mejore" porque en conflictos anteriores demuestran los bandos diferentes buscan afianzar su posición antes de iniciarse negociaciones de paz.

Stoltenberg ha admitido "preocupación" por "el elevado número de bajas". "Hemos visto violencia, el uso de ataques suicidas, bajas entre las fuerzas de seguridad afganas y también ha habido algunas bajas entre las tropas de Apoyo Decidido".

Pero ha insistido en que la respuesta "no es reducir" la presencia militar de la OTAN sino mantener el apoyo para que las fuerzas afganas "aumenten sus capacidades y su resiliencia" y ha insistido en que las fuerzas afganas han hecho "un progreso significativo" desde que asumieron la responsabilidad de la seguridad en el país con el fin de la operación militar anterior de la OTAN. De hecho, las fuerzas especiales afganas ya llevan el peso de todas las operaciones sobre el terreno.

"Están haciendo el trabajo que antes hacían más de 100.000 efectivos de la OTAN y la iSAF", ha recordado Stoltenberg.
"Continuaremos apoyando para entrenar, asistir y dar apoyo financiero a las fuerzas afganas", ha subrayado el noruego, insistiendo en la necesidad de ayudarles a "enviar un mensaje claro a los talibán de que no ganarán en el campo de batalla y que solo pueden lograr algo sentándose en la mesa de negociación".

También ha pedido a Pakistán y otros vecinos a "apoyar este proceso" y ha avisado de que "procesos alternativos sólo harán más difícil todavía los esfuerzos para crear la paz". "Tenemos que apoyar un proceso encabezado por afganos", ha remachado.

BAJAS ENTRE LAS FUERZAS AFGANAS Y ALIADAS

"Las fuerzas de seguridad afganas están sufriendo bajas, pero en los últimos meses han podido repeler todos los ataques del enemigo", ha defendido el ministro de Exteriores afgano, Salahuddin Rabbani,*que ha admitido que un acuerdo de paz ofrece "el enfoque más viable para poner fin al conflicto y lograr la paz duradera".

"La situación se seguridad, hay que reconocerlo, no mejora y por eso debemos seguir allí", ha alertado por su parte el ministro de Exteriores español, Josep Borrell, que ha recordado que "el 60% del territorio está controlado por grupos incontrolados" y existe "una presencia preocupante de Daesh, que es el responsable de los atentados indiscriminados que han hecho aumentar enormemente el número de muertes civiles", recordando que "en el primer semestre de este año se ha alcanzado el máximo" de bajas civiles.

"España está firmemente comprometida a contribuir con su esfuerzo a la seguridad en Afganistán, de la que depende a la larga o a medio plazo la seguridad de todos nosotros", ha dicho Borrell.

"Estamos ahí por un interés de seguridad vital", ha defendido por su parte el comandante de las fuerzas de Estados Unidos y de la OTAN en Afganistán, general estadounidense Austin Scott Miller, a un grupo reducido de medios, entre ellos Europa Press.

Miller ha explicado que las fuerzas afganas son las dirigen todas las operaciones "ofensivas" contra la insurgencia "con el apoyo de Apoyo Decidido", es decir "asesores" que les ayudan a "sincronizar sus diferentes funciones de apoyo, incluido aéreo u otro" y ha asegurado que el combate contra Estado islámico en el país "continua".

"Se requerirá una solución política en Afganistán", ha concedido el general estadounidense, que ha admitido la "urgencia" para poner fin a la violencia.

"Estoy satisfechos con los medios ofrecidos" para la misión, ha explicado, al tiempo que ha dejado claro que no hay "ningún calendario" para finalizar la misión de la OTAN, insistiendo en que dependerá de las condiciones sobre el terreno.

Sobre la posibilidad de dejar una fuerza de contratistas de cara al futuro para ayudar a contener la amenaza, Miller ha dejado claro que "considerarán lo que se queda atrás cuando se evalúen las condiciones" aunque ha insistido en que "esto es una misión militar" aunque "los contratistas son parte de la fuerza". "Los militares estarán al frente", ha dicho.

Respecto al reciente ataque aéreo de las fuerzas afganas contra los talibán que mató a 23 civiles al sur de Afganistán, Miller ha reconocido preocupación por este tipo de incidentes y ha insistido en que buscan "precisión y proporcionalidad" en sus acciones y ha recalcado que "la mayoría de las bajas civiles la provoca los insurgentes". "Cuando algo así ocurre lo investigamos y si hemos hecho algo mal, tomaremos las acciones apropiadas", ha concluido.

Contador

Últimas noticias