31 de marzo de 2020
10 de marzo de 2014

El PAM logra acceso a zonas de Siria bloqueadas durante semanas

Alerta de que la seguridad y la financiación siguen siendo los dos grandes retos tres años después del inicio de la guerra

MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Programa Mundial de Alimentos (PAM) de Naciones Unidas ha logrado en las últimas semanas acceso a zonas de Siria que llevaban meses bloqueadas y, pese a las complicaciones por los combates constantes entre las fuerzas del Gobierno y de la oposición, en febrero repartió ayuda a 3,7 millones de personas dentro del país y más de 1,5 millones de refugiados.

En los últimos días, el PAM ha accedido a la zona de Al Houle, en la parte rural de Homs, por primera vez desde mayo de 2013 y ha repartido alimentos entre 20.000 personas. Los camiones de la agencia también han llegado, por primera vez en seis meses, a la región de Ar-Raqqa, donde el PAM ha podido ayudar a otros 20.000 sirios.

Además, la agencia ha tenido acceso a las zonas rurales de Damasco y Deraa y a campamentos de desplazados del norte de Idlib, algunos de los cuales no recibían ayuda desde el inicio del conflicto, hace tres años. En estos campamentos, unas 17.500 personas han podido recibir alimentos.

Pese a los avances de seguridad en ciertas zonas, el PAM ha advertido de que en otras, como la parte noreste de la región de Deir al Zor, la situación se ha deteriorado. Así, el PAM ha pasado de repartir alimentos a 27.000 personas en febrero a no poder acceder en marzo, ha informado en un comunicado.

El subdirector ejecutivo del PAM, Amir Abdulla, ha subrayado que no basta con un "alivio temporal" de la situación de los damnificados por la guerra, sino un "acceso apropiado y mantenido" para garantizar la supervivencia de la población y verificar con exactitud cuáles son las necesidades.

RETOS

En febrero, el PAM ayudó a 3,7 millones de personas dentro de Siria y a 1,5 millones en los países vecinos. La organización aspira a asistir, cada mes, a 4,25 millones de civiles en el interior del país, pero la inseguridad sobre el terreno deja a más de medio millón de personas fuera de esta ayuda.

Al reto de la inseguridad se suma el de la financiación, ya que como ha reconocido el coordinador regional del PAM, Muhannad Hadi, hace falta que los donantes "aumenten sus contribuciones" y que surjan otros "nuevos". "No tenemos los fondos que hacen falta para ayudar a las personas que pasan hambre y llevan largo tiempo bajo asedio", ha advertido, al constatar que el nivel de dinero ha llegado a puntos "peligrosos".

La falta de dinero se traduce en una reducción del 20 por ciento en la cesa de comida repartida por el PAM, que entrega a los damnificados por el conflicto un paquete de 1.530 kilocalorias a pesar de que en sus planes figura el reparto de 1.920.

Este año, el PAM solicitó 2.000 millones de dólares para ayudar a 7 millones de sirios y, para cubrir sus actividades hasta finales de mayo, aún tiene que recibir 309 millones de dólares.

Para leer más