8 de abril de 2020
29 de mayo de 2014

El Parlamento abjazo aprueba una resolución para que Ankvab renuncie a la Presidencia regional

MOSCÚ, 29 May. (EUROPA PRESS) -

El Parlamento de Abjazia ha aprobado este jueves una resolución en la que solicita al presidente regional, Alexander Ankvab, que dimita debido a "la tensa situación" y con el fin de garantizar la estabilidad de la provincia.

Según ha informado la agencia de noticias rusa Itar-Tass, 20 de los 21 legisladores presentes en la sesión parlamentaria se han mostrado a favor de la dimisión de Ankvab, así como de su primer ministro, Leonid Lakerbaya.

La resolución explica que esta decisión se ha tomado "en conexión con la tensa situación pública y política y con el fin de preservar el acuerdo y la estabilidad en la provincia".

Los legisladores abjazios han dado este paso después de dos días de disturbios en lo que la oposición llegó a tomar la sede de la Presidencia de Abjazia durante unas horas, en lo que Ankvab consideró un intento de golpe de Estado.

Tras el fracaso de las conversaciones del pasado martes, el Gobierno y la oposición han llegado a un acuerdo este jueves para reanudar el diálogo, después de consultar con el asesor presidencial ruso Vladislav Surkov.

Las autoridades estarán representadas por el secretario general del Consejo de Seguridad, Nugzar Ashuba, y la oposición por el líder del Consejo Coordinador de los once partidos políticos y organizaciones civiles abjazios, Vitaly Gabniya.

"No hay ninguna propuesta, no hay ninguna fórmula posible para nosotros", ha dicho Gabniya. Por su parte, Lakerbaya ha indicado que podría cambiarse el formato de las conversaciones, como una concesión a la oposición.

El conflicto entre las autoridades y la oposición ha venido desencadenado por una disputa en torno a los pasaportes de los residentes en los distritos de la frontera este. Estos ciudadanos tienen nacionalidad georgiana y al adoptar la abjazia no han abandonado la primera, algo que contradice la legislación regional.

Según la oposición, 27.000 personas han recibido pasaportes abjazios de forma ilegal, por lo que la expedición de pasaportes ha quedado suspendida a petición de la oposición. Además, la oposición considera que Abjazia necesita medidas drásticas, incluida la formación de un gobierno de unidad nacional y la transferencia de algunos poderes presidenciales al Parlamento y el Gobierno.

Tras el colapso de la Unión Soviética, en 1991, Georgia se convirtió en un Estado independiente y sumó Abjazia a su territorio, pero apenas un año después la región autónoma rechazó 'de facto' el Gobierno georgiano. En 2008, tras una guerra de cinco días, Rusia reconoció la independencia de Abjazia respecto de Georgia, junto a otro puñado de países.