1 de diciembre de 2020
21 de octubre de 2020

Las partes enfrentadas en Libia acuerdan la reapertura del transporte por tierra y aire en el país

Las partes enfrentadas en Libia acuerdan la reapertura del transporte por tierra y aire en el país
Militares del Gobierno de Libia retiran munición - HAMZA TURKIA / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

Las partes enfrentadas en Libia han acordado este miércoles la reapertura de todas las rutas de transporte por tierra y aire en el país, según ha anunciado la enviada de la ONU para el país norteafricano, Stephanie Williams, en el marco de una nueva ronda de contactos militares celebrada en Ginebra.

"Las partes han acordado iniciar acuerdos conjuntos de seguridad, con un foco especial en las rutas terrestres entre Shuerif y Sebha y Murzuq, de Abú Grein a Jufra y la ruta costera entre Misrata y Sirte y Ajdabiya", ha detallado Williams a través de un comunicado publicado por la Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL).

La enviada de la ONU ha incidido en que, ante el deterioro de las condiciones socioeconómicas en el país, "especialmente duras en el sur del país, tradicionalmente marginado y privado de servicios básicos como la entrega de combustible y la ausencia de efectivo", las decisiones alcanzadas durante las reuniones "tendrán un impacto material y directo positivo sobre las vidas de la población libia".

En lo relativo a la reapertura de las rutas aéreas y especialmente los vuelos a Sebha, las partes han acordado que "las autoridades de aviación civil adopten todos los pasos necesarios para abrir las rutas lo antes posible".

Además, los enviados del Gobierno de unidad que encabeza Fayez Serraj, así como de las autoridades del este del país, que tienen en el general Jalifa Haftar a su hombre fuerte, también se han comprometido a trabajar en un plan para garantizar y aumentar la producción de petróleo.

"Las dos partes han acordado delegar a los comandantes de las Guardias de Instalaciones de Petróleo (PFG) del este y el oeste para que trabajen directamente con un representante nombrado por la Corporación Nacional del Petróleo para presentar una recomendación para una reestructuración de la PFG que garantice el incremento y continuación del flujo de petróleo", ha señalado.

En otro orden de cosas, el Ejecutivo de unidad y las autoridades orientales --en las que el presidente del Parlamento, Aguila Salé, ha ganado peso tras ser repelida la ofensiva militar de Haftar contra Trípoli-- han acordado "apoyar y mantener la calma actual en los frentes y evitar una escalada militar".

Las partes han pactado igualmente apoyar los esfuerzos para el intercambio de detenidos, "especialmente los impulsados por consejos de líderes locales", al tiempo que han identificado "puntos de contacto" en las regiones occidental y oriental "para facilitar y coordinar estos esfuerzos".

Por último, han acordado "la necesidad de poner fin al uso de retórica incendiaria en los medios, detener el uso del discurso de odio y que las autoridades judiciales adopten las medidas disuasorias necesarias para hacer rendir cuentas a los canales y plataformas de redes sociales" que promueven este tipo de contenido, al tiempo que "se protege la libertad de expresión".

"NACIENTE ESPERANZA" PARA UN ALTO EL FUEGO

Williams ha destacado que los pasos de cara a la generación de confianza le hacen sentirse optimista de cara a la negociación de un alto el fuego duradero, principal objetivo de las conversaciones militares, que continuarán durante esta semana en la sede de la ONU en Ginebra.

Así, ha recalcado que las conversaciones entre las delegaciones militares 5+5, las primeras cara a cara en la Comisión Militar Conjunta, "han estado marcadas por un alto grado de patriotismo y profesionalismo", así como por "la insistencia en mantener la unidad de Libia y defender la soberanía del país".

"Los acuerdos alcanzados por las dos partes durante los últimos dos días están fundamentados en las recomendaciones presentadas por el comité militar y de seguridad conjunto que se reunió el mes pasado en la ciudad egipcia de Hurghada", ha resaltado la UNSMIL, en medio de los esfuerzos internacionales por lograr una solución dialogada al conflicto.

La enviada de la ONU ha detallado que las partes abordarán durante la jornada los acuerdos para la región central, lo que allanaría el camino a un acuerdo de alto el fuego, antes de apuntar a una "naciente esperanza" de un acuerdo sobre este punto.

"Por lo que he visto en la sala de estas conversaciones directas, hay un aire de seriedad y compromiso", ha subrayado en rueda de prensa la enviada de la ONU, según ha recogido la agencia alemana de noticias DPA. Asimismo, ha sostenido que "el grado de intervención extranjera y de injerencia extranjera en Libia es inaceptable". "Estos países tienen que sacar sus manos de Libia", ha defendido, sin mencionar a ningún país en concreto.

AUMENTO DE LOS CONTACTOS

Los contactos en la Comisión Militar Conjunta (JMC, según sus siglas en inglés) se realizan con el formato 5+5 y forman parte de la conocida como 'vía de seguridad' surgida de la Conferencia de Berlín de enero de este año, junto con las vías económica y política.

Este proceso de tres vías fue respaldado por la resolución 2510 del Consejo de Seguridad de la ONU, que pidió a ambas partes alcanzar un acuerdo para un alto el fuego permanente, algo que por ahora no ha tenido lugar en las rondas previas de conversaciones.

Además de las conversaciones militares en Ginebra, la ONU está planeando reanudar las conversaciones políticas --conocidas como Foro de Diálogo Político Libio (LPDF)--, para lo que está prevista una reunión preparatoria online el próximo lunes. Los encuentros cara a cara arrancarían el próximo 9 de noviembre en Túnez.

Libia vive sumida en el caos desde la caída del régimen de Muamar Gadafi en 2011. El conflicto actual enfrenta al Gobierno reconocido internacionalmente, con sede en Trípoli, con el establecido en la ciudad de Tobruk, en el este, y sustentado por el general Haftar. En el caso del Gobierno de Trípoli, cuenta con el apoyo de Turquía, mientras que Haftar está respaldado por Rusia, Egipto y Emiratos Árabes Unidos (EAU).

La duplicidad institucional en Libia se retrotrae a las elecciones parlamentarias de 2014, que dividieron las administraciones, sin que las asentadas en el este --anteriormente reconocidas por la comunidad internacional-- y el Gobierno de unidad, surgido de un acuerdo en 2015, consiguieran pactar su unificación desde entonces.

Para leer más