12 de diciembre de 2019
  • Miércoles, 11 de Diciembre
  • 15 de noviembre de 2019

    El pasado de la guerra civil y el terrorismo condicionan las elecciones del sábado en Sri Lanka

    • El pasado de la guerra civil y el terrorismo condicionan las elecciones del sábado en Sri Lanka
    Elecciones en Sri LankaREUTERS / DINUKA LIYANAWATTE

    COLOMBO, 15 Nov. (Reuters/EP) -

    Sri Lanka celebra este sábado la primera vuelta de sus elecciones presidenciales con dos candidatos en empate técnico, el ex ministro de Defensa Gotabaya Rajapaksa y el ministro Sajith Premadasa, amparados en dos programas tan diferentes como representativos de las dos realidades más importantes en el país: la defensa de la seguridad nacional y el impulso de políticas sociales en un entorno de profunda discriminación.

    Gotabaya, hermano del ex presidente Mahinda Rajapaksa, se presenta ante los ceilandeses, en especial ante los residentes de las grandes ciudades, como garante de la seguridad frente a la violencia en un país todavía conmocionado por la ola de atentados del pasado Domingo de Pascua que costaron las vidas a 250 personas, mientras que Premadasa ha centrado sus miras en la población rural con promesas de viviendas gratuitas, ayudas escolares e incluso la distribución sin coste de productos de higiene femenina.

    Ambos, sin embargo, se parecen en sus planes de desarrollo internacional para el país con un mismo objetivo común: equilibrar las relaciones con China -- poseedora de una cuarta parte de la deuda nacional ceilandesa -- e India, que perciben a Sri Lanka como un punto estratégico en sus rutas de comercio marítimo.

    En segundo plano, una vez más, se encuentra la minoría tamil, todavía a la búsqueda de justicia después de 26 años de guerra civil que terminó en 2009 tras una ofensiva final del Ejército ceilandés -- el bombardeo sistemático efectuado en verano de ese año de los últimos reductos de los rebeldes tamiles y la población civil atrapada en ellos -- considerada por múltiples organizaciones humanitarias como una de las atrocidades más sangrientas del último cuarto de siglo, al dejar cerca de 40.000 muertos. Gotabaya Rajapaksa era el ministro de Defensa.

    EMPATADOS

    Rajapaksa, en principio el claro favorito, ha visto cómo su rival le ha ido ganando terreno durante las dos últimas semanas, según la opinión que comparten analistas, partidos minoritarios e incluso los jefes de campaña de ambos candidatos, que gozan de una destacada ventaja sobre los otros 33 comparecientes.

    La guerra civil y la violencia terrorista articula el reparto de apoyos, como cabía suponer. La alarma social provocada por los atentados islamistas que aterrorizaron principalmente a la capital, Colombo, ha llevado a los cingaleses, grupo étnico mayoritario del país, a prestar su apoyo al ex ministro de Defensa. Los tamiles, por contra, no perdonan la participación de Rajapaksa durante la guerra, y han comprometido su apoyo a Premadasa.

    El grupo de expertos en política internacional International Crisis Group advierte del repunte de la tensión en el país solo por la mera presencia de alguien llamado Rajapaksa en la carrera electoral. "Las perspectivas de que una persona con ese nombre llegue a la Presidencia ha inflamado las tensiones étnicas y despertado el miedo entre minorías y activistas democráticos", explica uno de sus responsables, Alan Keenan.

    Cerca de 16 millones de personas están registradas para votar a sus tres candidatos favoritos en orden de preferencia. Los primeros resultados oficiales no llegarán antes del domingo y, en el caso de que ningún candidato rebase el 50 por ciento de los votos, las autoridades electorales convocarán una segunda ronda a través de votos individuales, de carácter preferencial.

    Contador

    Para leer más


    Lo más leído en Internacional