26 de noviembre de 2020
26 de agosto de 2018

La periodista alemana detenida en Turquía por terrorismo regresa a su país

La periodista alemana detenida en Turquía por terrorismo regresa a su país
CHRISTOPH SCHMIDT/DPA / CHRISTOPH SCHMIDT

STUTTGART (ALEMANIA), 26 Ago. (DPA/EP) -

La periodista alemana de origen turco Mesale Tolu, arrestada el año pasado en Turquía y acusada de propaganda y pertenencia a una organización terrorista, ha regresado finalmente este domingo a Alemania después de que Turquía levantara su prohibición de viajar hace una semana.

Sin embargo, Tolu ha recordado a su llegada al aeropuerto de Stuttgart que cientos de periodistas, activistas de la oposición, abogados y estudiantes todavía siguen en prisión.

"No es que me pueda realmente alegrar por poder salir del país, porque sé que nada ha cambiado en el país en el que estaba encerrada", ha señalado. Así, ha anunciado que seguirá trabajando por las personas encarceladas en Turquía por motivos políticos.

Tolu, que trabajaba para la pequeña agencia de noticias de izquierda Etha en Estambul, fue acusada de terrorismo y estuvo detenida durante más de siete meses. Fue puesta en libertad en diciembre y hace una semana se supo que un tribunal había levantado la prohibición de salir del país.

Tolu fue acusada de apoyar al grupo prohibido de extrema izquierda Partido Comunista Marxista-Leninista (PCML). Su juicio en Turquía continuará independientemente de su partida y su marido, Suat Corlu, también está siendo juzgado y tiene prohibido salir de Turquía.

El caso Tolu, junto con el de Deniz Yücel, periodista turco-alemán del diario germano 'Die Welt', y el del activista de los Derechos Humanos Peter Steudtner han puesto a prueba las relaciones entre Turquía y Alemania.

Más de 70.000 personas han sido arrestadas en Turquía desde el intento fallido de golpe de Estado de 2016, entre ellas periodistas, defensores de los derechos humanos y políticos opositores, según datos oficiales. También se depuró al funcionariado, incluido el Ejército, para expulsar a unas 110.000 personas. Más de 1.500 han sido condenadas a cadena perpetua.

Para leer más