21 de abril de 2019
9 de marzo de 2014

Un petrolero norcoreano carga unos 350.000 barriles de crudo en Libia

El Gobierno libio amenaza con bombardear el buque y la aviación se niega

   MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -  

   Un petrolero con bandera de Corea del Norte ha atracado este sábado por la mañana en el puerto de la ciudad libia de Es Sider, controlada por los milicianos rebeldes del este de Libia, y ha cargado crudo equivalente a unos 350.000 barriles.

   El buque ha llegado a las 6.00 hora local del sábado en el puerto de Es Sider, que ha permanecido bloqueado desde agosto del año pasado por los partidarios de independizar la región de Cirenaica, la mitad oriental de Libia, según ha confirmado el portavoz de la Compañía Nacional de Petróleo (NOC), Mohamed al Harrari.

   El buque 'Morning Glory' ya ha cargado crudo equivalente a 350.000 barriles, según ha precisado el portavoz del gobierno de la región de Cirenaica, Alí el Hasi, en declaraciones al periódico libio 'The Libya Herald'.

   Esta es la segunda ocasión en la que un petrolero intenta atracar en Es Siden para exportar crudo desde que las fuerzas rebeldes nacionalistas controlan el puerto después de que un buque con bandera maltesa el pasado mes de enero. La Marina libia realizó disparos de advertencia al aire y el barco dio media vuelta.

EL GOBIERNO AMENAZA CON BOMBARDEAR EL BUQUE

   En cumplimiento de la amenaza de las autoridades libias de recurrir a la fuerza ante futuros intentos de atracar en Es Siden, Ras Lanuf y Zuitina, el primer ministro de Libia, Alí Zeidan, ha avisado de que el petrolero de bandera norcoreano, llamado 'Morning Glory', será bombardeado si no acata las instrucciones del Ejército y abandona el puerto rebelde.

   El Ejército ha recibido órdenes de "tomar las acciones necesarias en base de que el buque es un objetivo ilegal", ha asegurado el comandante jefe del Ejército, Abdulsalam al Obaidi, al 'Libya Herald'.

   No obstante, las Fuerzas Aéreas libias se han negado, en un primer momento, a bombardear el petrolero, según un funcionario del Ministerio de Defensa citado por 'The Libya Herald', debido a las víctimas civiles que podría acarrear y las consecuencias medioambientales que podría causar un derrame de crudo en el mar.

   "Existe la fuerte sensación entre los miembros de las Fuerzas Aéreas de que no deberían actuar para resolver lo que, en esencia, es un problema político, máxime cuando hay civiles que pueden morir o resultar heridos", ha enfatizado esta fuente.

   Las autoridades libias han pedido a los embajadores norcoreano y saudí en Trípoli que intercedan, pero el capitán del petrolero no ha respondido a las llamadas realizadas. Según el embajador de Arabia Saudí, el buque pertenece a un hombre de negocios saudí.

Para leer más