31 de octubre de 2020
23 de marzo de 2014

Pinzón pide a las FARC que entreguen a los asesinos de los dos policías de Tumaco

BOGOTÁ, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Defensa colombiano, Juan Carlos Pinzón, ha instado este domingo a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a entregar a los autores del asesinato de dos policías en la localidad de Tumaco para demostrar su "voluntad de paz".

"Si las FARC tienen voluntad de paz, deberían entregar a los responsables de la tortura y el asesinato de nuestros policías en Tumaco", ha escrito hoy en su cuenta oficial de la red social Twitter.

Pinzón ha criticado el comunicado emitido ayer por las FARC, en el que explican que mataron a los policías Edílmes Muñoz Ortiz y Germán Méndez Pabón por el "acoso" al que los militares sometieron a los guerrilleros para conseguir la liberación de sus compañeros.

El titular de Defensa ha aclarado que "reconocer que son asesinos de policías no los hace honestos", subrayando que "son solo un montón de terroristas sin piedad".

"Una vez más, queda comprobado que los terroristas de las FARC solo buscan dañar al pueblo colombiano. Son asesinos y lo reconocen con descaro. Su descaro no tiene límites", ha lamentado el ministro.

EL RELATO DE LAS FARC

Las FARC dijeron que el mayor Méndez Pabón y el patrullero Muñoz Ortiz estaban en una zona rural de Tumaco, en del departamento de Nariño, "ejerciendo labores contra la insurgencia y la población", por lo que fueron detenidos por la Columna Daniel Aldana.

"Su captura desató una gran operación militar de persecución, en la que, como ya es costumbre, lo menos que tienen en cuenta los mandos oficiales es la vida de los retenidos", aseguró el grupo armado en dicho comunicado.

Por ello, los guerrilleros, "sin tiempo para comunicar su situación a sus superiores y acosados por media docena de helicópteros artillados y múltiples patrullas, se vieron obligados a proceder contra ellos, cuidándose de no emplear sus armas de fuego".

"Lamentamos la trágica muerte del mayor Méndez Pabón y del patrullero Muñoz Ortiz. La guerra que vivimos desde hace medio siglo cuesta la vida diariamente a muchos hijos e hijas de un pueblo que se merece la paz", indicaron.

El grupo armado lamentó que "no falten las voces enfermizas que, ante situaciones como estas, lanzan las más rabiosas diatribas y llamamientos al odio y la guerra". "Esos han sido y siguen siendo los principales responsables del desangre", acusó.

Así, reiteró que "el proceso de paz constituye la única alternativa viable, civilizada y humana de poner fin a tan larga confrontación". "Seguiremos apostando a eso por encima de las operaciones militares contra nosotros", aseveró.

SUSPENSIÓN DEL DIÁLOGO

El candidato presidencial de Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, pidió el pasado miércoles al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, que suspenda el diálogo de paz con las FARC por el asesinato de estos dos policías.

"Usted públicamente dijo en declaraciones al periódico 'El País' de España que suspendería las negociaciones con los terroristas de las FARC si atentaban contra alguien 'importante'", dijo en una carta difundida por Centro Democrático.

Zuluaga instó a Santos a "actuar en consecuencia y suspender de manera inmediata las negociaciones que de espaldas al país se realizan en La Habana". "De no hacerlo, confirmaríamos, con tristeza, su desprecio por los colombianos del común", señaló.

Ante "esta lamentable situación", reiteró su "convicción" de que "sólo se puede negociar cuando existe verdadera voluntad de paz, y de que no hay demostración de dicha voluntad distinta del cese de toda acción criminal por parte de las FARC".

DIÁLOGO DE PAZ

Desde el 8 de octubre y el 19 de noviembre de 2012 en Oslo y La Habana, respectivamente, Gobierno y FARC llevan a cabo un diálogo de paz basado en una agenda de seis puntos para poner fin a más de cinco décadas de conflicto armado, en las que han muerto 600.000 personas.

Tras seis meses de intensas negociaciones, finalmente el pasado 26 de mayo las partes pactaron sobre desarrollo agrario y rural, el primer punto de la agenda y el más importante para la guerrilla, ya que sobre él pivota toda su lucha armada.

El segundo acuerdo del proceso de paz llegó el pasado 6 de noviembre, sobre participación política. Los puntos clave son el compromiso para crear un estatuto de la oposición, que establezca sus derechos, deberes y garantías, y una reforma electoral, que incluye circunscripciones transitorias.

Gobierno y FARC celebran el 22º ciclo de conversaciones, centrado en la solución al problema de las drogas ilícitas. En esta ocasión no ha habido comunicado conjunto porque las partes han preferido continuar con "comisiones de trabajo".

Las FARC han invitado a Estados Unidos a que se una al diálogo de paz, al considerar que este punto es de su incumbencia, como principal aliado de Colombia en la lucha contra el narcotráfico, pero todavía no han obtenido respuesta.