23 de octubre de 2019
5 de septiembre de 2009

La Policá detiene a 31 presuntos narcos en Medellín

BOGOTÁ, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Policía Metropolitana de Medellín detuvo este viernes a 31 presuntos narcotraficantes y sicarios a los que se acusa de múltiples delitos, entre ellos el asesinato de 96 personas en los últimos meses en la región del valle del Aburrá y Antioquía, en el centro de Colombia, informó el director de la Policía colombiana, el general Óscar Naranjo.

Durante el operativo policial, bajo el nombre 'Operación Sayo Uno', se incautaron además armas, municiones, 55 kilos de marihuana, tres fusiles AK-47 y dos revólveres. Según la Policía, los detenidos forman parte de la Oficina de Envigado, una de las principales bandas criminales que operan en la zona.

Naranjo, en declaraciones recogidas por la emisora Caracol Radio, aseguró que 26 de las personas capturadas están procesadas en una investigación judicial por diferentes delitos, entre ellos por el asesinato de 96 ciudadanos en Medellín y en el municipio de Caldas, en el sur del Aburrá, en los últimos meses.

Los detenidos se encuentran en dependencias policiales, a la espera de ser juzgados por los delitos de homicidio, causar lesiones físicas, tráfico de estupefaciente, tráfico y venta ilegal de armas de fuego, robo y desplazamientos forzados.

"Estas capturas deben significar un golpe a esta llamada Oficina de Envigado, implicada en numerosos homicidios bajo la modalidad de sicariato o muertes por encargo, en el Área Metropolitana de Medellín", afirmó el general Oscar Naranjo.

La Policía explicó en un comunicado que "esta estructura criminal escoge a sus líderes entre aquellos que tienen un historial criminal, para encargarlos de controlar a sus integrantes y dirigir las acciones delictivos en cada sector de los municipios de Medellín, Itagüí y Caldas".

Según Naranjo, tras la muerte de alias 'Ñito', la Oficina de Envigado se encuentra dispersa y totalmente quebrada. La prioridad de la Policía Nacional en Antioquía es la captura de alias 'Sebastián' y alias 'Valenciano', los dos cabecillas de esa agrupación criminal, por cuyas capturas se ofrecen recompensas de hasta 690 millones de euros.