1 de diciembre de 2020
26 de octubre de 2020

El presidente interino de Kirguistán anuncia que dimitirá para ser candidato en las presidenciales

El presidente interino de Kirguistán anuncia que dimitirá para ser candidato en las presidenciales
El nuevo primer ministro de Kirguistán y presidente interino de Kirguistán, Sadir Japarov (a la derecha) - MINISTERIO DEL INTERIOR

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente interino de Kirguistán, Sadir Japarov, ha anunciado este lunes que en diciembre presentará su dimisión en el cargo para presentarse como candidato en las elecciones presidenciales de enero de 2021, según informa la agencia de noticias local Kabar.

Japarov, que ejercer al mismo tiempo de presidente y de primer ministro del país, ha realizado este anuncio durante una visita de trabajo a la región de Kochkor, en el norte de Kirguistán. El mandatario interino ha dicho que presentará su renuncia como jefe del Estado a primeros de diciembre para poder así participar como candidato en las elecciones presidenciales del 10 de enero.

"Iré a las urnas en condiciones de igualdad con los otros. Si se me elige, seré presidente. Si no, seré un ciudadano normal", ha planteado Japarov, que se hizo con el cargo de presidente del país tras la dimisión de su antecesor, Soroonbai Jeenbekov, en el marco de la crisis política por las manifestaciones contra el resultado de las elecciones legislativas, que terminaron siendo anuladas por las autoridades electorales.

Japarov llegó al cargo de mandatario del país después de que el presidente del Parlamento, al que correspondía asumir el relevo de Jeenbekov, se negara a asumir la jefatura del Estado. Japarov fue previamente elegido como primer ministro, tras la renuncia del anterior jefe del Gobienro.

El calendario electoral en Kirguistán se antoja complicado porque el Parlamento decidió el jueves aplazar hasta 2021 las elecciones parlamentarias que iban a celebrarse el 20 de diciembre como repetición de los comicios del 4 de octubre, cuyos resultados generaron las masivas manifestaciones contra el Gobierno.

Los manifestantes tomaron la sede del Parlamento y la de la Presidencia, forzando a numerosos altos cargos a dimitir y liberando a algunos dirigentes políticos que estaban presos.

Entre los liberados figuraba el propio Japarov, antiguo diputado, quien a la postre terminaría convirtiéndose en el nuevo primer ministro por decisión del Parlamento y tras varios días de tiras y aflojas entre las distintas fuerzas políticas.

No obstante, las protestas no cesaron del todo, por lo que el presidente de Kirguistán finalmente cedió y anunció su renuncia el 15 de octubre, asegurando que lo hacía para evitar un "baño de sangre" en el país.