23 de enero de 2020
11 de diciembre de 2019

El presidente llama a los ciudadanos de Burkina Faso "a no ceder" frente al terrorismo

El presidente llama a los ciudadanos de Burkina Faso "a no ceder" frente al terrorismo
Roch Marc Christian Kaboré, presidente de Burkina Faso - JOHN MACDOUGALL/AFP POOL/DPA

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Burkina Faso, Roch Marc Christian Kaboré, ha llamado a los ciudadanos a "no ceder" ante el terrorismo yihadista del que está siendo víctima el país al tiempo que se ha mostrado convencido de la "victoria sobre las fuerzas del mal" en un momento en que está a debate la respuesta frente al deterioro de la situación de seguridad en el Sahel.

En su mensaje a la nación con motivo del 50º aniversario de la independencia del país, Kaboré ha aprovechado para elogiar la valentía de los miembros de las fuerzas de seguridad que "garantiza, a riesgo de sus vidas, la integridad territorial del Estado y velan por la protección de nuestros conciudadanos contra los ataques terroristas y el extremismo violento que nos han sido impuestos".

"No dudo de nuestra victoria sobre las fuerzas del mal ya que, hoy como ayer, la cultura de la derrota no forma parte de los valores sociales de nuestro pueblo", ha añadido, llamando nuevamente a la unidad y a apoyar a las fuerzas de seguridad.

"Ante el recrudecimiento de los ataques de los grupos armados terroristas que intentan menoscabar nuestra vida en común, invito a las comunidades burkinesas a no ceder ante las fuerzas del mal que hacen todo lo posible para destruir nuestra nación", ha conminado, en una clara referencia al aumento de la violencia intercomunitaria y las tensiones entre comunidades, principalmente entre los peul y otras etnias.

Kaboré ha subrayado que Burkina se enfrenta a dos "desafíos". El primero, ha dicho, "es restaurar la autoridad del Estado central, garante de la unidad y la indivisibilidad del país" al tiempo que se continúa con el "proceso de descentralización". Para que esto sea posible, ha reconocido que los ciudadanos deben "asumir su responsabilidad" y la justicia debe cumplir con su labor de "garantizar la igualdad de todos los burkineses ante la ley".

El segundo desafío, ha señalado el mandatario, es "prohibir para siempre la estigmatización del otro". "Debemos combatir con todas nuestras energías toda forma de repliegue identitario y de discriminación, fundada sobre el género, la etnia, la religión o la región", ha sostenido.

Según Kaboré, "estas derivas dañinas para la cohesión social" pueden comprometer la unidad nacional. En este sentido, ha apostado por seguir trabajando en pro de la "construcción del diálogo social, interreligioso, intergeneracional, así como el diálogo de culturas, indispensables para perpetuar la cultura de paz".

En cuanto al desafío en materia de seguridad, ha apelado a "una tregua social y a una unión sagrada" de todos los burkineses en torno a las fuerzas de seguridad "para vencer el terrorismo y proseguir el desarrollo económico y social de Burkina Faso".

Por último, el presidente ha trasladado a los casi 500.000 desplazados internos que hay en el país por la violencia el compromiso del Gobierno en "crear las condiciones para su retorno, de forma segura y digna".

Burkina Faso ha venido registrando en los últimos meses una creciente actividad de grupos yihadistas. En el país operan Ansarul Islam, un grupo terrorista autóctono, así como el Grupo para el Apoyo del Islam y los Musulmanes (JNIM), una organización yihadista que aglutina a otras cuatro, entre ellas AQMI y Al Murabitún, y en menor medida Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS).

Además, se ha intensificado la violencia intercomunitaria, que enfrenta principalmente a pastores con agricultores y que ha provocado el desplazamiento de miles de personas.

Para leer más