28 de enero de 2020
10 de diciembre de 2019

El primer ministro malasio se compromete a dejar su cargo a Anwar Ibrahim, aunque no antes de noviembre

El primer ministro malasio se compromete a dejar su cargo a Anwar Ibrahim, aunque no antes de noviembre
Imagen del primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad. - DAYANA NABILA SHAIPUL ANUAR/BERN / DPA

KUALA LUMPUR, 10 Dic. (Reuters/EP) -

El primer ministro malasio, Mahathir Mohamad, ha prometido este martes dejar el cargo a su sucesor y antiguo líder opositor, Anwar Ibrahim, aunque ha señalado que no lo hará antes de noviembre.

Mahathir ha señalado en una entrevista a Reuters que no dimitirá hasta que tenga lugar la cumbre de Cooperación Económica entre Asia y el Pacífico (APEC), en la que Malasia será el anfitrión, aunque ha asegurado que puede renunciar a su cargo después de ella.

"He hecho la promesa de dimitir y lo haré, aceptando que pensé que un cambio inmediatamente antes de cumbre sería perjudicial", ha indicado, a lo que ha añadido que dimitirá y le entregará el cargo a Anwar, aunque si la gente no le quiere "será su problema".

La turbulenta relación entre los dos líderes, que han sido rivales y aliados, ha marcado la elaboración de políticas en el país durante décadas. Ambos unieron fuerzas de cara a las últimas elecciones.

Mahathir fue elegido en 2018 como cabeza de una coalición de gobierno, cuyo partido de mayores dimensiones está liderado por Anwar, que ha sido encarcelado dos veces por cargos de "sodomia" y corrupción, unos cargos que él calificó de "políticos".

La semana pasada, Anwar rechazó las nuevas acusaciones de un ex asistente que le acusó de intentar forzarle a mantener relaciones, algo que tildó de "político y falso".

Por su parte, Mahathir prometió dimitir y dejar el cargo a Anwar durante la campaña electoral de 2018, algo que generó dudas después de que el primer ministro dijera que necesitaba más tiempo para solucionar los problemas del país. Además, afirmó que esperaba un acuerdo con Goldman Sachs por el escándalo que provocó el aumento de deuda en Malasia, además de plantear la posibilidad de vender participaciones en la empresa estatal de energía Petronas.

Asimismo, Mahathir ha expresado que no se siente cansado a pesar de su edad porque está "satisfecho" con su trabajo. Sobre los rumores sobre su salud, ha insistido en que hace ejercicio y que mantiene un peso estable.

"REFERENCIA PARA LOS MUSULMANES"

Además de organizar en dos ocasiones la cumbre de APEC, el primer ministro malasio quiere consolidar su mandato como referencia del Islam en el mundo.

En cuanto a la cumbre que tendrá lugar la próxima semana en Kuala Lumpur, acogerá a líderes de países como Irán, Pakistán, Turquía y otros países musulmanes. Así, ha señalado que en este encuentro se analizarán las situaciones en las que los musulmanes están siendo oprimidos. "Adoptar una postura es una cosa, hacer algo para mejorarlo es otra cosa distinta. Tú puedes tomar una posición que puede conllevar más presiones y eso no nos hace ningún bien", ha afirmado.

En este sentido, ha expresado que los musulmanes no pueden "desafiar" a nadie, ya que ha asegurado que son "muy débiles" y pueden ser manipulados. En el pasado, Mahathir dijo que China era "demasiado poderosa" para desafiar las acusaciones sobre Xinjiang, algo que el país niega.

Por último, ha aludido a la minoría musulmana rohingya en Birmania y ha mostrado su deseo de que las autoridades del país "expliquen y acepten" el hecho de que "ha habido un genocidio" contra esta población.