4 de marzo de 2021
1 de junio de 2014

El primer ministro de República Centroafricana pide el desarme voluntario de cristianos y musulmanes

DAKAR, 1 Jun. (Reuters/EP) -

El primer ministro de República Centroafricana, Andre Nzapayeke, ha hecho una petición de desarme voluntario en un intento de parar la espiral de violencia que amenaza con expulsar a los musulmanes del este del país.

"Todos los que tengan un arma en su poder están llamados a devolverla voluntariamente en el ayuntamiento de su localidad", ha dicho Nzapayeke y ha añadido que espera que esto permita el desarme simultáneo de zonas tanto cristianas como musulmanas.

Por medio de unas declaraciones televisadas, Nzapayeke ha llamado a los ciudadanos a entregar sus armas el próximo 8 de junio, tras un el incremento de las tensiones y la violencia en Bangui, provocada por un ataque a una mezquita el pasado miércoles. En este ataque Naciones Unidas contabilizó 17 muertos.

Los musulmanes han expresado su enfado debido a que en intentos de desarme anteriores se han visto expuestos a las milicias cristianas antibalaka, que no ha entregado las armas.

Miles de personas han tomado las calles durante estos últimos días para pedir la salida de la fuerza de paz de la Unión Africana y la dimisión de la presidenta interina, Catherine Samba-Panza.

Al menos 2.000 personas han muerto y casi un millón han tenido que huir de sus hogares desde que estallara la violencia entre las milicias musulmanas de Séléka y los grupos paramilitares cristianos, los antibalaka. El país, de 4 millones de habitantes, es mayoritariamente cristiano.