28 de febrero de 2021
9 de septiembre de 2014

El primer ministro sueco, dispuesto a pactar con la oposición tras las elecciones para frenar a la ultraderecha

NYKOPING (SUECIA), 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro sueco, el conservador Fredrik Reinfeldt, ha afirmado este martes que estaría dispuesto a pactar con la izquierda, ahora en la oposición, tras las elecciones legislativas del próximo domingo, 14 de septiembre, especialmente si se trata de impedir cualquier influencia de la pujante extrema derecha.

"Evidentemente pienso que deberíamos tener la capacidad de buscar colaboraciones", ha afirmado Reinfeldt durante un acto de campaña en Estocolmo. "Se debe intentar llegar a acuerdos amplios siempre que sea posible", ha añadido.

Reinfeldt espera lograr los apoyos suficientes para gobernar por tercera legislatura consecutiva con el aval de ocho años de gobierno marcados por las rebajas fiscales, los recortes, el aumento del paro y la privatización de la sanidad.

Los cuatro partidos de centro-derecha que apoyan a Reinfeldt tienen garantizada una victoria clara, según los sondeos, pero tampoco la oposición de izquierda liderada por los socialdemócratas tiene opciones de victoria rotunda. En cambio, los Demócratas Suecos, de ultraderecha, obtendrían en torno al 10 por ciento de los votos.

Por ello, el primer ministro no descarta un acercamiento al Partido Verde u otras formaciones de la oposición para evitar que la ultraderecha influya en la política de inmigración.

"El objetivo es aislar a los Demócratas Suecos e impedir su influencia, que no se dependa de ellos en ningún caso ni se busque su apoyo", ha argumentado Reinfeldt.

A pesar del rechazo formal de los demás partidos a cualquier colaboración con los Demócratas Suecos, el hecho es que el Gobierno ha logrado aprobar varias iniciativas legislativas gracias a la abstención de la ultraderecha o al apoyo explícito de los ecologistas. Sin embargo, estas colaboraciones tácitas serían impensables con un gobierno de centro-izquierda, lo que abriría la puerta al diálogo entre los dos grandes bloques políticos del país.