21 de octubre de 2019
  • Domingo, 20 de Octubre
  • 17 de septiembre de 2019

    El representante de Guaidó en España acusa a Maduro de tender una "trampa" a diplomáticos europeos

    El representante de Guaidó en España acusa a Maduro de tender una "trampa" a diplomáticos europeos
    Bandera de VenezuelaREUTERS / IVAN ALVARADO

    MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

    El Gobierno de Nicolás Maduro convocó el martes a diplomáticos europeos al acto en el que se anunció un acuerdo con grupos minoritarios de la oposición, una "trampa" de la que "todos se salieron" al percatarse que no estaba implicado el jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, según el representante de este último en España, Antonio Ecarri.

    Bajo una premisa "engañosa", el régimen chavista extendió invitaciones a las embajadas, entre ellas la española, para convocar el máximo número de asistentes al acto celebrado en la Casa Amarilla --sede del Ministerio de Exteriores--.

    Los diplomáticos acudieron porque "no sabían de que se trataba", según Ecarri, que ha aplaudido en una entrevista a Europa Press el desplante posterior y ha alabado especialmente la "dignidad" demostrada por los países de la UE.

    El Servicio de Acción Exterior de la UE ha avisado este miércoles a Maduro de que cualquier proceso de negociaciones con la oposición para buscar una salida a la crisis en Venezuela requiere "la necesaria representatividad política" y ha reclamado de nuevo "una solución política negociada".

    Por el momento el Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación español no ha dicho nada sobre el tema, aunque sí ha difundido en Twitter la valoración de la oficina que lidera la Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común, Federica Mogherini.

    El exalcalde de Caracas Antonio Ledezma también ha coincidido en declaraciones a Europa Press en que la invitación al cuerpo diplomático "fue un truco" por parte del régimen. "Salieron entonces del teatro de mala factura", ha añadido, para acto seguido pedir a la UE que anule el grupo de contacto y se sume a iniciativas como el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR).

    ECARRI DENUNCIA UN "SAINETE"

    El Gobierno de Maduro y varios pequeños partidos que llegaron a formar parte de la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) y que rompieron con ella por desavenencias internas anunciaron el lunes un acuerdo para retomar el diálogo en Venezuela. Para Guaidó, se trata de una nueva "maniobra" política de Maduro para no hablar de la "solución concreta" propuesta por la oposición mayoritaria.

    Ecarri ha evitado hablar de sorpresa para referirse al pacto, ya que "este acuerdo de usurpadores es con las mismas individualidades que fraguaron el fraude electoral" de mayo de 2018, en las que Maduro se impuso prácticamente sin rivales. "Es la misma gente, es el mismo libreto, es el mismo sainete", ha apostillado.

    El representante de Guaidó ha apuntado que ahora estos mismos actores, cuya representatividad ha puesto en duda, están repitiendo "el favor a Maduro" para "tratar de justificar lo injustificable" y torpedear cualquier avance hacia la celebración de nuevas elecciones presidenciales.

    Ecarri ha incidido en la contradicción que ahora el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) quiera volver a la Asamblea Nacional, el órgano parlamentario controlado por la oposición y declarado en desacato por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). También ha criticado que no se plantee la eliminación de la Asamblea Nacional Constituyente, aliada del Gobierno.

    "Es una payasada", ha sentenciado Ecarri, quien no obstante ha insistido en que ni Guaidó ni su equipo se van quedar "cruzados de brazos". En este interés por seguir avanzando ha enmarcado los movimientos para incorporar a Venezuela al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), que incluye una cláusula de defensa colectiva.

    Ledezma ha catalogado de "burla" que el chavismo quiera ahora incorporarse a la Asamblea Nacional, de la que sus miembros han estado "desaparecidos" durante estos últimos años. "Hasta en un club de dominó, los socios tienen que respetar algunas normas. Con mayor razón en un Parlamento", ha apostillado.